Archivos para junio, 2012

Siempre me propuse describir a la Bella de la Bella y la Bestia, aunque sea un hombre es una de mis pelis de la infancia favoritas. Un poco ñoño como dirían muchos pero la verdad que me da igual, soy así.

Sé que hacía mucho que no escribía, supongo porque no tenía un motivo, o no tenía la sensación de que necesitara hacerlo, estuve apagado por un tiempo, y empiezo a despertar ahora.

En fin, que como gracias a una persona empiezo a sentir la necesidad de escribir algo, voy a describir a mi Bella, la que tengo en mente mientras escribo estas palabras.

Según mis investigaciones Bella nació un día 4 de Septiembre hace ya unos cuantos años, bajo el manto del planeta Mercurio, marcada en su nacimiento por el Signo del Zodíaco Virgo, un signo que significa Virgen, o lo que es lo mismo pureza, clase, un símbolo íntimamente relacionado con todo aquello bueno, puro y celestial.

Como buen Virgo tenemos a Mario Benedetti que tanto me gusta leer, y como él Bella es una persona que domina los sentimientos, es dulce, emotiva y cariñosa, siente el amor, lo siente dentro, pero lo siente de verdad.

Tiene esa caracteristica en la mirada, que cuando entra en un sitio, deslumbra con su clase, centra las miradas, y si sabes descubrirla, puedes disfrutar de cada uno de los detalles de su personalidad, de su fisico, que va dejando por el camino. Como personita de voz increiblemente dulce, mimosa, cariñosa y sensible, tiene ese contrapunto de mujer Bella donde las haya, atractiva sonriendo, atractiva sin hacerlo, callada, moviendose o quieta, siempre alli donde va encuentra la manera de resultar endemoniadamente atractiva.

Ese contrapunto que la caracteriza, ese cuerpo de mujer pasional y rebelde a toda fisica humana se ve mezclado con su yo interior de nena buena que la encanta que la sorprendan, que la abracen o que la acaricien. Un buen contrapunto, pero como Bella protagonista de un cuento de amor, es capaz de ver lo mejor de la gente si ella quiere hasta en la peor de las personas, como hizo con Bestia, saco lo mejor de alguien que se creía perdido y vacío y lo convirtió en un Príncipe de ensueño.

Bella, es como una rosa roja, pura pasión capaz de hacer derretir hasta el mismo infierno si quisiera, pero si no la tratas adecuadamente, si no sabes sacar esa parte de ella, lo mejor que lleva dentro, no lo cuidas, lo mimas y lo proteges, esta Bella de cuento, desconfiará del mundo, se encerrará en sí misma, y no podrá disfrutar de la vida como lo merece, con felicidad completa.

Y hablemos más de ella, Bella es una mujer que cuida su aspecto físico, es ordenada, inquieta, responsable, inteligente, dinámica, con un olor corporal, un perfume, que cuando se te acerca te embriaga y endulza todo lo que ves.  De hecho, cuando hueles su perfume ya no puedes evitar recordarlo siempre, deja huella en tu olfato como si nunca volvieras a oler algo igual.

Luego cuando pasa un rato al lado de Bella, con su voz y su olor, te das cuenta de todo lo descrito anteriormente, es una niña sincera y buena, con una boca que cualquier mortal desearia besar y mordisquear suavemente, unos labios perfectamente alineados, carnosos que junto con su voz son capaces de encender la pasión en el lugar más helado de la tierra.

Que decir de su cuerpo, un cuerpo voluptuoso, perfectamente esculpido como si fuera la mano de los dioses, sin caer en la vulgaridad no hace otra cosa que con cualquier trapito que se ponga provocar toda clase de atracciones y sensaciones sexuales y sentimentales. Cuando una persona es capaz de provocar tantas sensaciones  y tan buenas no es si no porque en otra vida pertenecio al reino celestial, y como la Bella de cuento de amor, no podía ser menos con ese brillo especial que tiene en la mirada.

Aunque la vida aún no la ha tratado mal, Bella ha nacido para ser feliz, para vivir plenamente y para sentirse completamente amada por su semejante, su Bestia, su Príncipe Enmascarado. Se ha vuelto más desconfiada, más fría, y menos entregada, pero eso no es si no una bomba dentro de ella misma, que poco a poco estallará para volver a ser la que era.

Cuando sonríe parece que ilumina la mirada, cualquier hombre sería capaz de poner el Sol o sacarlo solo por ver esa sonrisa de Bella que la caracteriza. Como símbolo en su cuerpo, esa sonrisa mezclada con sus ojos especiales y su boca dejan acongojado a cualquier humano, cortado, sin saber que decir o como reaccionar como si la mente se le hubiera eclipsado por su imagen.

Llega el momento de hablar de su piel, de su suave tacto femenino, de sus mofletes, que cuando llega alguien adecuado se le ponen colorados a la mínima cosita linda que descubres de ella. Si sabes mirarla bien, y descubres todo esto, y provocas su curiosidad, te daras cuenta que esta mujer Bella de cuerpo amazónico, es como un peluche que dan ganas de abrazar y besar, inquieta, traviesa, morbosa, inteligente, dulce, cabezota, responsable, ordenada, limpia y aseada, decidida, impulsiva, luchadora y emprendedora, que jamás ceja en su empeño de conseguir lo que desea. Una persona que cuida los detalles y a su vez le gusta que la sorprendan con detalles especiales, no detalles banales como regalos y fortunas, no, nada de eso, detalles que la lleguen dentro, que la hagan sentir especial entre todo el mundo que nos rodea, traela perlas de lluvia del país donde nunca llueve por una sonrisa de su mirada y ese detalle hará que lo de todo por ti hasta el fin de los tiempos,… pero claro, eso es trabajo para un Alma Gemela, y como es Bella, la Bella de cuento de hadas, con una bondad que supera cualquier medición, un día la encontrará y juntos protagonizarán esa historia de amor, ese cuento de Bella y Bestia, que todos, más dentro o más fuera, en lo más profundo que llevamos dentro, deseamos desde niños, aunque ahora nos lo queramos negar.

Con un mismo principio, con mil finales todos junto a ti, tú junto a mi una vida para recorrer mil momentos para compartir y un solo amor que vivir, a partir de hoy Bella esta será la frase que te defina…

Mientras tanto yo como cualquier humano de aspecto duro e insensible que ve tu película y se descubre a sí mismo cada vez que la ve, marcado por ese aspecto de tío duro e insensible que quiero mostrar al mundo, cuando caigo en la cama por las noches:

“Soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar, soñaré con tus labios desesperadamente, soñaré con tus besos… y jamás lo sabrás”.
image

Con cariño para Bella, de la Bestia.

Anuncios