Archivos para abril, 2014

Hoy me pregunto cómo llegar a alguien que me ha sorprendido. A veces no se si meto la pata o soy pesado. Me doy cuenta de los lastres que llevamos hoy en día por la manera en la que nos han tratado las distintas personas.

He conocido a alguien distinta. Buena persona, alegre, huele genial, le encantan los perros, con una timidez que la hace transparente y atractiva. Es una mujer inteligente, luchadora, y me aventuraría a decir que es fiel hasta el final. Tiene también una parte frágil, de niña buena que toda mujer esconde en su interior. Cuando sonríe estoy seguro que todos a su lado también sonríen.

Tiene sueños, metas e ilusiones, y no las ha perdido a pesar de las ostias que nos da la vida. En el fondo es una mujer romántica, que desea sentirse protegida con un fuerte abrazo, que la regalen detalles distintos, que la cuiden, sorprenderla como nadie antes lo ha hecho.  Es un no querer y un si quiero a la vez luchando en su interior porque alguien lo haga salir y lo explote. Estoy seguro que en su modo felicidad plena, libre de cualquier pensamiento negativo, es capaz de dar más luz que la luna llena en su noche más oscura.

Y si otra cosa me llamo la atención a parte de lo cariñosa y mimosa que es con los animales son sus ojos. Unos ojazos super expresivos, enormes, brillantes, que dan ganas de mirarlos en silencio sin prestar atención a lo que ocurre alrededor.  Es de esas personas que con una de sus miradas sonrientes te saca la sonrisa sin más. No necesita más para llamar la atención. Y aunque conscientemente no desee llamar la atención, ella no se da cuenta pero lo hace. Una sonrisa, un guiño de alegría, cualquier mínima expresión o atisbo de lo que puede dar de si su mirada, vuelve un día gris en un día soleado.

Es de esas personas que tienes suerte de conocer en la vida, de las que te cruzas sin más en tu Destino, y no quieres separarte de ella ni dejarla escapar. Y yo opino que merece la pena ser descubierta y tratada como se merece. Si tienes la suerte de que así sea, puede cambiar todo tu mundo.

También hay que tener en cuenta que esta personita bella y dulce puede asustarse, porque una parte de ella es una mujer fuerte pero la otra, la parte frágil desaprovechada, puede asustarse si no sabes tratarla o entenderla. Y tienes que hacerla saber, que ella no es rara, ni es el problema de nada. Ella es la causa de ella misma, y como causa, siempre hay gente que provocará un efecto positivo acorde a cómo se merece.

Y por tanto con cautela pero sin pausa, intentaremos también cambiar su mundo, y enseñarla, que ella no es problema de nada, que todos sus defectos, toda su normalidad, es sólo un síntoma más de su singularidad, porque lo que para ella quizá parezcan defectos, por lo menos para mí, son defectos encantadores.

Dicen que tengo ese Don, que con una mirada, una conversación y poco más, lo sé todo de la gente, y cada vez me doy más cuenta que puede ser así. Un leve contacto con ella y parece que la conociera de toda la vida.

Si a personas como ella la dieramos un poco de atención y cuidado, estoy seguro que el mundo no iría como va, que habría muchas más personas con amores de película, libre de decepciones, y con un mundo por delante, para mostrarse como son a los demás.

Y ahora que estoy aquí sentado escribiendo, me quedo mirando el teclado imaginando sus ojazos de nuevo. Unos ojazos que envuelven el pensamiento. Es curioso, muy curioso, que en este momento de mi vida con tantos proyectos abiertos, se haya cruzado en mi camino. No lo esperaba, pero digamos que estoy agradecido, pues en mucho tiempo, nadie había sido capaz de despertarme estas sensaciones. Y yo, como soñador y cáncer, creo en el Destino, y en que las cosas no ocurren porque sí.

Todo tiene un significado, sea cuál sea, y de nosotros depende encontrarle el sentido y madurarlo día tras día.

Yo soy también un luchador, una persona que lucho siempre por lo que creo, y sobre todo alguien que reconoce a las personas que merece cuidar, y no dejar que les pase nada malo. Y ahora estoy aquí porque me gustaría sacarla la sonrisa, no sé, mejorar su semana con unas breves palabras.

Que se dé cuenta de lo que es capaz, de lo buena que es, y de cuánto puede hacer por mejorar la vida de otras personas. Estás en este mundo para mejorarlo, para ser feliz, inmensamente feliz. Estoy seguro de ello. Estoy seguro de lo que eres capaz. No hay nada en ti que me haga pensar lo contrario. Creéme.

Yo pienso que para demostrar el interés a alguien es más que un mensaje o una llamada.  Es un proceso lento, pasito a pasito, para que confíe en tus buenas intenciones, y se de cuenta que lo merece y lo vale.

De verdad puedo decir que me apetece volver a verla, y esto no sucede desde hace muchísimo tiempo.

“No existe falta de tiempo, existe falta de interés. Porque cuando la gente realmente quiere, la madrugada se vuelve día. Martes se vuelve sábado y un momento se vuelve oportunidad”.
 
 
Creo que esta frase vuelve a definir perfectamente cómo tratar a una persona así.  Y por último un consejo:
 
“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el tiempo sople en contra, la poderosa obra continúa: tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre…”
Quédate con quien además de verte con ojos de deseo cuando te desnudes, sea capaz de mirarte con ojos de amor cuando te toque vestirte.”
Anuncios

Hace meses que no escribo, digamos que entre que tengo mil y una cosas que hacer al día y llego derrotado a casa, y que no he sentido esa llamada a la escritura que siempre necesito para sentarme aquí y dejar fluir mis pensamientos a través de mis dedos.

Me han pasado cosas, si, no lo niego, y la gente me ha dejado comentarios para que siga escribiendo, algunas personas me han llegado a aconsejar que escriba un libro, y otras se han sentido profundamente identificadas con mis ideas. Es bonito leer o escuchar que puedo llegar a la gente, y ayudarla de alguna manera. Me hace pensar en si debería informarme en cómo escribir ese libro, llenar hojas y hojas de pensamientos, sueños e historias románticas.

Estas semanas me he dedicado a entrenar, curarme lesiones, iniciar un proyecto en compañía de las mejores personas que he encontrado a lo largo de toda mi vida, pensar y repensar sobre mi vida, que eso ocupa bastante de mi cabeza.

Pero como digo, empiezo a sentir la necesidad de nuevo de soltar lo que llevo dentro, y desahogarme delante de la pantalla. He tenido altibajos estos meses, he entrenado duro, he intentado permanecer fiel a mis principios, y he ayudado en todo lo que he podido a mi familia y a mis amigos.

Si de algo me he dado cuenta este tiempo es que una persona integra, fiel a todos sus principios vive más alegre, y con la conciencia más tranquila. La manera directa de decir las cosas, o dejarse la piel por quien me ha merecido la pena, me ha ayudado en gran medida a crecer como persona, madurar un poco más y sobre todo rodearme de esta fantástica gente de la que me he rodeado.

Creo que la gente sabe identificar esos valores en sus semejantes. Y una buena persona que sin querer recibir nada a cambio muestra interés por ayudar al que lo necesita, es digno de tener en cuenta.  Yo me he sentido arropado como en mi vida por estas personitas a mi alrededor, y a su vez esos problemas de insomnio que sufría, han ido desapareciendo poco a poco. De  no poder dormir en toda la noche, de dar vueltas y vueltas o tomar pastillas para dormir, he pasado a caer rendido en la cama y soñar cada día levantandome pleno de energía.

No sé si tiene que ver la dieta y el ejercicio, o todo en conjunto junto con la familia, los amigos, la salud, incluso mis perros que son como mis hijos.

Aún así estoy seguro que si de una puñetera vez, fuese completo con esa persona que me falta al lado, estoy seguro que el círculo se completaría, y que no sólo dormiría feliz cada noche, si no que el aporte de energía que aportaría a mi cuerpo me haría capaz de mejorar en todos los ámbitos de mi vida. Deporte, salud, trabajo, familia, amigos… todo se vería reforzado y mejorado automáticamente con ese aporte de energía digamos “amorosa”.

No voy a mentir, estos meses he conocido gente, aunque realmente no he quedado con nadie salvo con mis amigos y amigas, y he tenido miedo de volver a conocer a alguien y hacerme daño, pero no sé, cada día me encuentro mucho mejor, y más abierto a la sorpresa de la vida. Digamos que tengo muchas ganas de encontrarme con ella para no separarme nunca más.

Espero y deseo que este año acabe mucho mejor que el anterior, y poder este verano irme de vacaciones con la gente que quiero y construir nuevos recuerdos a su lado, no sé tengo muchos proyectos que realizar y esa personita por conocer. Y no pienso desistir aunque a veces las fuerzas me flaqueen y me pasen cosas malas.

Dicen que nuestra capacidad de lucha viene definida por la cantidad de veces que nos levantamos despúes de cada derrota. Y por tales motivos, intentaré escribir más a menudo, expresar más lo que llevo dentro, hasta el día que la encuentre, y entonces comience a escribir otro tipo de historia.

Sigo diciendo, que todo el mundo merece su historia de amor, esa que lo cambie todo y lo revolucione. Con lo que con toda seguridad en algún momento de nuestra vida todo el mundo sueña en lo más profundo de su ser.

Todo el mundo necesita ese apoyo, todo el mundo se mejora cuando alguien al lado le dice “Te quiero”, un mensajito en el móvil, una llamada sincera cuando más se necesita, o una visita inesperada.

Hace tanto que no tengo yo de eso, que ni recuerdo cuando fue el último “Te quiero” que escuche. Tendría que concentrarme un buen rato para saber cuando fue la última vez que me sentí así al recibirlo. Mariposas en el estómago, ese nudito en la garganta de no saber si le gustas a la persona que te gusta, esas ganas inusitadas de que llegue el momento de volver a verl@, son muchos momentos que deseo volver a tener y nuevos que deseo construir.

La vida es una suma de momentos, momentos buenos y momentos malos, hasta momentos indiferentes, y yo los quiero todos, quiero que ocurran ya, pero en compañía de quien quiero amar. Necesito sentirme así. Lleno.

Y para finalizar, ya que he dicho hoy mucho, me reitero y vuelvo a dar las gracias a todas esas maravillosas personas que me rodean, y a todas las que me leen, las que me animan a seguir escribiendo, y a toda la gente de mi alrededor que cuenta conmigo, confía en mi, y se preocupa por mi situación y las cosas que me pasan. Os necesito en mi vida, y a cambio siempre estaré ahí para vosotros. Lo prometo.

Soy un luchador, y como tal nunca abandonaré ninguna lucha que me surja.

“No existe falta de tiempo, existe falta de interés. Porque cuando la gente realmente quiere, la madrugada se vuelve día. Martes se vuelve sábado y un momento se vuelve oportunidad”.