Archivos para agosto, 2016

Vivir. Vivir plenamente lo es todo, y también puede ser lo más difícil. Estos días me doy cuenta de ello. La vida es un formidable oponente, quizá el más duro y tenaz. No todo el mundo sabe como vivir plenamente. Ni todo el mundo llega a conocer esa plenitud en vida; curioso contraste, donde vida plena y muerte se llegan a acariciar coexistiendo durante un instante de nuestra amada vida.

En estas últimas semanas he aprendido lo que de verdad significa la palabra vivir. Donde he conocido la traición y la amistad verdadera en su mayor esplendor.

Hay gente que nunca sabrá lo que significa realmente la palabra vivir, pero vivir en paz, sin hacer daño a nuestro semejante, sin desear mal ajeno, tan sólo con un único deseo, vivir plenamente y en paz.

Yo quiero vivir, no sé realmente cuánto me queda de vida por este basto mundo que habitamos, pero me he dado cuenta que quiero vivir, y vivir en paz, plenamente. Cuánto más abajo he caído, con mayor fuerza he resurgido para desear vivir.

Cuando ha parecido que nada tenía sentido para mi, la capacidad interna de lucha, de supervivencia que tiene el ser humano, fluye con más fuerza que nunca.

La vida es maravillosa, pero para vivir, no debemos enturbiar la vida de los que nos acompañan. No debemos darles sombra, más allá de tal manera de entender la vida, debemos facilitar la existencia de quien tenemos al lado.

La vida te va enseñando quien si, quien no, y quien nunca. Y eso es algo que el tiempo nos lo hará ver, porque por mucho que nos empeñemos, no podemos obligar a entender nuestra vida a todo el mundo. Siempre habrá una discordancia en nuestra manera de vivir y la de mucha de la gente que no llega a entendernos, quizá por desconocimiento.

La vida es como un libro, algunos capítulos son tristes, otros felices y otros excitantes. Pero si nunca vuelves la hoja, nunca sabrás lo que el siguiente capítulo depara.

Muchos de nosotros llega en algún momento u otro de la vida, nos atascamos en uno de esos capítulos tristes y somos incapaces de pasar página, quizá porque los recuerdos bonitos nos acaparan la mente, o porque no vemos más salida ni más páginas en el libro. Eso es lo que nos distinguirá de los que miramos la vida con valentía, o simplemente existimos sin ilusión ni esperanza.

Alguien debería decirnos, justo al inicio de nuestras vidas, que nos estamos muriendo. Entonces podríamos vivir la vida al límite, cada minuto, cada día. ¡Hazlo! Digo yo. Cualquier cosa que quieras hacer, … ¡HAZLA AHORA! Hay un número concreto de mañanas solamente. 

Yo particularmente he decidido no presionar al tiempo. Si algo debe pasar, ocurrirá de todas maneras. Y si no, pues no. Que las cosas ocurran de una manera natural, sin planearlo, sin esperarlo. Así es como suceden las mejores cosas.

“La aventura de la vida es aprender. El objetivo de la vida es crecer. La naturaleza de la vida es cambiar. El desafío de la vida es superarse. La esencia de la vida es cuidarse. El secreto de la vida es atreverse. La belleza de la vida es dar. La alegría de la vida es amar.”

William Ward.  

Algún día, no muy lejano, todo tendrá sentido. Así que por ahora, ríete ante la confusión. Sonríe a través de las lágrimas y sigue recordando que todo pasa por alguna razón. Y el tiempo que es sabio compañero, pondrá cada cosa en su sitio. Es una ley no escrita de la vida, que siempre siempre se acaba cumpliendo. Unos lo llaman Karma, y yo simplemente digo que recoges lo que cosechas.  Y a veces tienes que aceptar el hecho de que algunas personas han entrado en tu vida como una felicidad temporal.

En la vida aparecen personas de alguna parte que te marcan la existencia. Es un juego del destino que coloca en tu camino a gente que, por arte de magia, o sin ella, influyen en tu comportamiento y hasta te hacen cambiar tu forma de ser. Despliegan tal red sobre ti. Que quedas atrapado por su esencia, sea cual sea ésta.

Pero sin duda, lo realmente bueno es luchar con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión, perder con clase y atreverse a ganar, porque el mundo pertenece a quienes se atreven a vivir, la vida vale demasiado como para sentirse insignificante.

Y si algo me ha enseñado la vida, sin duda, por encima de todo lo que nos ocurre, es que si eres débil tratarás de vengarte, si eres fuerte perdonarás, pero si eres inteligente, solamente ignorarás.

Yo me consideraba fuerte, realmente fuerte, y capaz de perdonar, pero a medida que avanza mi vida, empiezo a dejar la fuerza a un lado en esos casos, y simplemente ignorar. Quien a tu vida decide molestar, no merece ni tu tiempo, ni tu perdón. El olvido es la mejor manera de vivir sin sufrir los efectos de un perdón basado en el recuerdo y en el cariño, o de una venganza que no lleva consigo ningún efecto positivo sobre nosotros.

Ten presente que todo lo bueno en la vida no llega fácil. Si te está costando es que vale la pena.

“Y ese insoportable miedo a que todo volviera a suceder, que alguien no me tomara en serio de nuevo, que jugara conmigo, y después se burlara frente a mí. Ya no quiero juegos estúpidos ni historias de amor falsas, sólo quiero a alguien que me mire y piense:  Maldición que suerte tengo! “.

La vida y el amor, en constante evolución, y tan unidas, que dependiendo de nuestro estado sentimental, seremos capaces de vivir más intensamente o no. Porque muchas personas no pueden vivir la vida plenamente en soledad, necesitan la mano de un compañero o compañera que a cada paso este ahí, a nuestro lado, facilitando el camino en tan basto horizonte.

Para aquellos que no saben vivir en soledad, el amor es su único aliado, por lo menos para darle sentido a la vida. Pero claro, hay muchas veces que confundimos la palabra amor, o no llegamos a conocer las palabras amor verdadero.

Recordad, que un clavo jamás saca otro clavo, y el tiempo y la vida os lo harán ver, puede que al principio no, pero con el tiempo, llegará un momento que todo sean comparaciones y ejemplos, empezaremos a ver con claridad, y nos daremos cuenta que lo que nosotros creíamos amor, es sólo una quimera de lo que una vez soñamos que sería nuestro amor verdadero.

Vivir recordando el pasado no es vivir. Vivir comparando no es vivir. Vivir con miedo no es vivir. Vivir con dudas tampoco es vivir, y tan aplicable es al amor, que vivir y amor, son dos extremos de la misma cuerda. Vivir plenamente, y amar plenamente, sin dudas, con sacrificio, con pasión, y si es posible, recordando cada día a la persona que tenéis al lado que vivimos porque ella existe en nuestra vida.  Es la conjunción perfecta de amor y vida.

Las personas dicen “te quiero” constantemente, cuando dicen “avísame cuando llegues”, o “conduce con cuidado”, o “te compré las zapatillas que te gustaban”. Hay muchas formas de decirlo con otras palabras, sólo tienes que escucharlas.

Si te gusta alguien por su físico… no es amor, es deseo. Si te gusta por su inteligencia… no es amor, es admiración. Si te gusta por su riqueza… no es amor, es interés. Pero si no sabes porque te gusta… entonces sí es amor verdadero.

” Y es que el amor no necesita ser entendido, simplemente necesita ser demostrado”.

-Paulo Coelho

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Todo empezó un pre-verano, conocí una persona maravillosa. Sí, alegre, inteligente, alocada, con una clase exquisita, y para mi tremendamente atractiva.

Todo empezó como un cuento de hadas. Era como si hubiese conocido a mi alma gemela. La verdad, al principio, no hacía más que presumir de ella. Allí donde iba, a mi compañero, a todo el mundo, incluso a mi familia.

Era una mujer increíble como nunca antes había encontrado. Ella me hacía sentir en una nube, y lo más bonito de todo es que era mi nube.  Algo que casi nadie ha conseguido darme antes.

Pasabamos el día juntos, en su casa, en el parque con mis perros, tumbados en su cama acariciándonos, con los mismos gustos culinarios, y casi los mismos ritmos de vida. Nos fuimos de vacaciones a su casa en la playa, y fue maravilloso, como dos enamorados amándose en cada lugar de su casa. Felices sin más. Simplemente existía ella y yo. Como veis parece un cuento de hadas. La verdad que yo deseaba que lo fuera.

No pienso decir ni una sola palabra de ella mala. Porque cuando has amado a alguien, merece tu respeto.

Y sí, la he amado con todo mi corazón. Paso el tiempo, y por motivos distintos a los que por ahí va diciendo, nos fuimos separando. Me acuerdo el fin  de semana que la dije que yo no quería un negocio, que lo valorase, porque ese negocio era durísimo y nos podía destruir. Pero ella se tiró a la piscina y yo con ella. Yo no necesitaba un negocio, yo la necesitaba a ella, que fuera como hasta ese momento de verano, en el que la amaba a diario.

Pero el negocio nos distanció. Yo empecé a tener problemas de salud serios. Sí, llevo años con un tumor en la cabeza y este año empezó a provocarme un hipogonadismo (ella vio las analíticas), tenía un déficit de testosterona brutal.

Ello, no hace falta ser médico, conlleva una disminución de la libido y del deseo sexual. Pero es algo evidente,… es la hormona que controla eso precisamente!!!

Pues empecé a tener poco deseo por ella, y dentro de mí no sabía el porqué…. Es durísimo tener una mujer tan hermosa delante y no poder complacerla o no tener deseo por ella. Es durísimo para mi mente no entender el porqué. Pero es que la química de nuestros cuerpos, nos controla y nos domina. Y era algo que me comía por dentro.

Soy policía municipal de Madrid, para algunos, quizá sea un auxiliar de la verdadera policía, la Policía Nacional, de la que tengo mil amigos…. no presumo de ello, pero me considero un profesional trabajando. Aún recuerdo cuando yendo con ella en el coche, presenciamos un accidente, y fui yo el que fue a socorrer al motorista accidentado y tirado en la calzada, pero bueno, quizá eso sea un policía de segunda. Me encanta ayudar a la gente, y de hecho tengo 9 felicitaciones por actuaciones fuera de servicio. Me he desvivido por su negocio, la carga mental de evitar que se arruinase, más las miles de horas que pasaba dentro ayudando con todo, pese al peligro de que alguien confundiese mi ayuda con trabajo y me pudiesen expedientar. Pero bueno, lo hacía porque la amaba.

Mi historia siguió, a pesar de enterarme de cosas, de saber que hablaba con todo el mundo menos conmigo, llamando a mis amigos, contándole todo a mi hermano…. Espiando mi facebook por las noches y sacando conclusiones de amistades simplemente por leer conversaciones. Yo cometí el error, de sentir celos cuando la vi subiéndose al porsche de su amigo, (yo no sabía que era su amigo hasta mucho después). El caso que cometí el error de a raíz de este hecho comenzar a hablar con una vieja amiga, Marisa, y dejarla mensajes bonitos y demás. Muy mal hecho por mi parte, porque debí haber hablado con ella. Y acepto mi culpa y pido perdón a las dos personas. Mentí. Si, mentí. Me imaginaba que ella me era infiel, y estaba intentando devolver el favor.

Equivocación tras equivocación. Yo jamás diré nada malo de ella, porque me amó y me entrego su corazón. Hizo cosas que nadie había hecho antes por mi. Me regaló una motocicleta, aunque devolví parte del dinero durante meses, y cuando necesitaba algo lo tenía, pues eso es un detalle que tuve presente durante todos mis días a su lado. A pesar de que no la podía dar todo el sexo que ella necesitaba, o que no podía sentir de la misma manera que ella me pedía por la puta química de mi cuerpo…

El caso, es que todo ha empeorado lo peor que nos podíamos imaginar. Yo he perdido todo lo que amaba y a la persona que amaba. E intento rehacer mi vida. No deseo mal ajeno, pero no puedo evitar sentir dolor de muchas mentiras que se van diciendo de mi. Yo no he vuelto con nadie, por ejemplo, estoy quedando con una persona que fue importante en mi vida en el pasado antes que ella y simplemente dejándome llevar y sentir. Porque ahora que mi sexualidad por ejemplo esta curándose, quiero disfrutar de ella, y porque ahora que mi corazón está libre, pues si siento, porque no me voy a dejar llevar por una persona que se ha fiado de mi todos estos días, que día tras día me dice que le encanto y que me tengo que querer más, porque valgo mucho más de lo que me creo en realidad.

El caso, es que es la historia de una persona que se enamoró de otra, que cometió errores, y que si en su mano estuviese los enmendaría, simplemente por el amor que sintió y que recibió. Siento no haber podido darte largas noches de pasión. Siento que la química de mi cuerpo estuviese estropeada, siento haberte pillado quedando con amigos y que no me lo hayas contado, y hacer de granitos de arena montañas. Te deseo lo mejor.

Te he amado y te recordaré siempre. Pese a lo que me hiciste y a las 20 horas de calabozo, te deseo lo mejor. No te guardo rencor.

Sé que sufriste por las miles de noches que no me quedaba a dormir con la excusa del cáncer de mi padre, sé que sufriste por la incomprensión de sentirte poco valorada por mi. Sé que me alejé demasiado, y era tan lejana la distancia que ya no podía recuperarte.

Sólo quiero que sepas, que pese a las mentiras que dices que contaba, pese a la falta de sexo cuando me abrías la puerta desnuda, en mi corazón siempre serás especial. Y jamás hablaré mal de ti a nadie. Y creéme, te deseaba con locura pese a mi impotencia funcional. Y te aseguro con mi corazón en la mano, que todas estas últimas entradas que te escribí, no eran ni mucho menos para que me retiraras la denuncia, ni se me pasó por la cabeza.

Creo que todos los que me han llamado, ni por un segundo se han creído la barbaridad que dijiste que pasó, porque me conocen, y saben lo profesional que soy, pero independientemente de eso… simplemente, estos últimos días te escribía, porque de corazón, intentaba recuperar tu amor, y que entendieses lo mucho que te amaba. Por encima de todo. Así que te pido que te quedes sólo con eso, sin que nadie al lado te diga lo que tienes que  hacer, porque sé como eres, y la falta de cariño que te provoqué. Te escribía porque a veces las letras son las únicas armas de un humano, para decirle a su chica, que la ama y que la desea, y que jamás la olvidará.

Ahora me toca comenzar una nueva vida, con una persona al lado para la que mi problema de salud no es un problema real. Que me dice a cada segundo lo que le apetece, y que no le da corte decirme nada que la incomode.

Antes de hablar con sus amigos, y conocidos, esa persona habla conmigo.

Por tales motivos, esta es mi historia. La más actual. De como dos personas que se aman se separan, y sólo el tiempo, y la distancia pondrán las cosas en el sitio adecuado.

Y de verdad. Siento enormemente, que mi problema de salud, te haya marcado tanto. Eres una mujer tremendamente atractiva. Y deseada por mi mente hasta que fui incapaz de sentir. Espero no volver a cometer los mismos errores con nadie en mi vida.

Quería decir todas estas palabras, porque quizá hicimos mal las cosas. No debimos acabar así. Nunca se debe acabar un amor de esta manera. Porque si tu me amaste como miles de veces me dijiste, y yo te juro que te amé con todo mi corazón, el final no debe ser así. Después de un amor, siempre debería haber amistad. De los errores debemos aprender.

Espero que nuestro futuro sea increíble, allá donde nos lleve a cada uno.

“Y un día sin esperarlo… Llega alguien a tu vida que repara tu viejo columpio, lo pinta de colores, le asegura las cadenas y te ayuda… Te empuja suavemente y te sostiene. Entonces… Te atreves a levantar los pies del suelo y sientes que puedes volar otra vez…”


Posdata: Mireia murió en accidente de tráfico el 30 de septiembre de hace 8 años, yo tenía 29 años y subía a Barcelona a verla. Y su anillo junto con el de mi abuela que en paz descansen ambas los llevaba al cuello y te rogaría me los devolvieses junto con mis chapas identificativas.  Ah! y “ese tio no me hace tilín como a ti, y no  sabéis cómo subir los entrenos para que salgan correctamente en la pantalla para poder poner los resultados. No es que no funcione. No me hagáis poner una conversación con uno de los dueños de singular Box para que comprobéis si soy o no bien recibido en su Box “… Un beso enorme! Es mi ultimo post en referencia a cualquier cosa que me digan que dices de mi. Esta es mi despedida y mi indiferencia. Sé feliz. Mis mayores deseos para ti.

Cuerpos hay por todos lados

Publicado: 25 agosto, 2016 en amor, destino, pensamientos

Anoche fue una noche extraña y a la vez liberadora. Habéis experimentado esa sensación que rompe con todo y te libera de ese nudo que lleva en el pecho semanas? pues a mi me paso anoche, algo se rompió en mi interior cuando me dijeron ciertas cosas.

Voy a hacer caso a todo el mundo, voy a construir una vida nueva. Cuatro horas hablando con mi exexnovia Tatyana, que a pesar del tiempo pasado y del daño que nos hicimos, ha crecido y se ha convertido en una mujer increíble.

Hicimos terapia mutua tomando cervezas. Y por primera vez en semanas, liberé la mente, y me sentí a gusto. Hace poco me hicieron pensar o mejor dicho sentir, que estaba con alguien por interés económico, y que, yo mentía con la enfermedad que padezco!  O que escribo aquí para conseguir un fin! Creo que hay que entender la empatía de las palabras, y yo siempre que he sentido la necesidad de escribir, es porque los sentimientos fluían de mi pecho.

Para un escritor, dudar de su subjetividad cuando se habla de sentimientos tales como el amor, es un grave sacrilegio, y aunque yo no sea escritor, siempre que escribo siento cada palabra, la pienso, la releo, la vuelvo a escribir, la borro, sigo buscando una que describa mucho mejor lo que llevo en mi interior…. De hecho pienso que eso es realmente no conocerme en absoluto.

Es tomar conclusiones o ideas equivocadas o acondicionadas por otra persona que teme una acción. En fin…. que en caliente no me doy cuenta de las cosas, porque vivo, sueño y siento, pero en frío, la mente se abre y el corazón se apaga.

Hasta ahora  no había caído en lo seria que es tal afirmación. Y es porque ahora yo sin duda había perdido un poco de mi dignidad. Pero bueno, no hay nada que una conversación de horas y buena compañía te ayuden a superar.

Como he dicho en muchas ocasiones, he sido bueno a mi modo de entender, y he hecho cosas tontas y estúpidas que han hecho daño de las que me arrepiento. Pero a pesar de todo el daño que he sufrido, (pasar 20 horas en un calabozo siendo policía es destruir a una persona), nunca he deseado mal a nadie, ni dudado un sólo segundo de los sentimientos.

Y es curioso que fino es el hilo que une a dos personas, que a veces con un simple gesto o palabra se rompe todo eso que nos une. Voy a hacer caso a todo el mundo, y voy a vivir mi vida. Porque una persona que insinúa esas cosas, no merece mi nudo en el pecho. Llega un momento, que todo sentimiento de amor, puede llevar a una indiferencia total.

Y creo que después de anoche he llegado a ese punto, y no tiene que ver con la bipolaridad como alguien me ha mencionado, (no estoy loco, tengo emociones como todo el mundo y más si se ama de verdad a alguien), y me siento liberado!

Y que una persona haya conseguido eso en unos días de charla a pesar de sufrir ella por mi, desinteresadamente, pues quizá me merezca la pena dejarme llevar y sentir. Quizá merezca dar una oportunidad a alguien que sin dudarlo ha confiado en mi en cada cosa que le he dicho.

Es complicado todo, pero si queremos y ponemos de nuestra parte, de todo se sale.  Es curioso que con los años una persona te haga volver a sentir bien. Así que como la vida sigue, y hay trenes y más trenes, pues quizá mi tren haya pasado ya, y el que se ha aproximado merece mi respeto y mi atención.

Yo sinceramente, deseo que triunfe en la vida, que le vaya muy bien con su nueva pareja, pero que me deje en paz a mí. Yo voy a volver a conocer a una persona que fue importante en mi vida, y a la que no le importa ni el poco o mucho dinero que tenga, ni a mi su situación. Una persona humilde y luchadora, que se esfuerza en lo que le gusta y que no busca la estabilidad económica. Busca alguien que la quiera sin más. Sin echar en cara el pasado, simplemente construyendo el presente.

Así que después de las largas charlas de todas estas noches, te doy las gracias por la visión que me has ofrecido, porque me has liberado de una opresión muy fuerte en el pecho, y como tu bien me dices, la vida sigue, y el tiempo es sabio, cura heridas y pone en su sitio a casi todo el mundo, incluso a mi, y si me equivoqué, el tiempo lo dirá.

Pero recordad, un clavo nunca saca otro clavo… a menos que nunca hubiera clavo y sólo fuera una astilla.

Te deseo lo mejor, de corazón. Y me deseo también lo mejor a mi mismo!

Creo que es según los entendidos la primera vez que le dedico un escrito a alguien que no se ha ido! Así que te doy las gracias Tatyana Suñe por estos días que me has regalado sin pedir nada a cambio. Has confiado en mi pese a los años que nos separaron, y realmente me has devuelto la sonrisa. Espero estar a la altura de tus expectativas.

Y por eso cielo, te dedico estas últimas palabras, porque es la realidad de cómo soy! Porque es una reflexión real, y que pienso que es lo que es y no hay más. Porque no se trata de enamorar un corazón muchas veces, se trata de enamorar la mente.

“Cuerpos hay por todos lados. A mí me excitan las mentes. Las bocas que piensan, los ojos que hablan,  y las manos que piden, y dan. Me enamoran las pausas, los silencios, y lo callado. Y me pueden criticar,  y decir que soy raro porque no me gusta lo fácil, y sólo me atrae lo complicado; pero lo que me digan no me importa. Porque cuerpos hay por todos lados. Pero mentes que alimenten la mente, esas se encuentran raramente, y se cuentan con los dedos de una mano.”

 

 

Verte sonreír de nuevo

Publicado: 23 agosto, 2016 en Sin categoría

Ahora me doy cuenta que está en mis manos ser feliz o seguir llorando, depende de mí mi Destino. Me doy cuenta que se lucha por lo quien se quiere, sin olvidar la delgada línea entre perder el orgullo a perder la dignidad.

Se lucha hasta el punto que lo consigues, o te retiras, a tiempo para luchar por nuevas cosas, conocer nuevas personas, y encontrar nuevos caminos.

De nosotros depende elegir un camino u otro en la vida, perseguir a un ser amado o dejarlo libre para que respire. Somos elección continua, a veces tomamos un camino que no lleva a ningún sitio, y otras el camino es un agujero muy hondo. Cada acto y decisión que tomamos puede sin duda cambiar nuestro Destino. Es como una piedra cuando cae en un estanque, las ondas que producirá nunca serán las mismas, dependiendo de tantos factores que una misma piedra puede provocar infinitas hondas distintas.

Yo particularmente estos días he hecho una especie de retrospectiva interior, porque no me gustaba lo que veía en mi. Me dejé cambiar. Me alejé del camino que siempre había elegido, y caí en un hoyo muy profundo del que nadie me supo sacar.

Y supongo que de esa manera volví a encontrar el camino, pagando un precio altísimo pero recuperando mi auténtico yo. No sé si es por la química de mi cuerpo, que la tengo estropeada, o tal vez sea mi mente que no tiene cura, no lo sé. Estos días no hago más que pensar en lo mismo. Como pude tocar el cielo y caer desde arriba cuando alguien me abrazaba y me pedía… quédate aquí conmigo!

Me encantaría recuperar esa posición privilegiada. Me encantaría poder retroceder 6 meses, cuando todo era alegría y amor. Mi amor es una persona que no necesitaba alas para volar, ni música para bailar, y para calar en mí no necesitó ser tormenta.

Y por eso sigo luchando desde la lejanía. Porque al final no importa una mierda si las cosas no salen como queremos, porque vale más tener cicatriz por valiente, que piel intacta por cobarde.

Y si, no hay nada más peligroso que enamorarse de una chica que te entrega todo, que se preocupa por ti, por si ya comiste, cómo fue tu día, la que puede ser una locura, pero que puede ahogarte con sus caricias. Una de esas chicas que cree en las historias de amor; y que cada día intenta hacerte vivir una, esa que escribe para ti, que te convierte en un alma inmortal. Una chica que es tu amiga, que se convierte en tu amante, pero, que siempre es tu amor. Aquella que no te tiene pena, que te cuenta todo de ella, que se siente libre contigo, que te muestra que puede ser una hija de puta, pero que también es demasiado frágil. Porque, amigos, de una chica así no te libras nunca. Echarla de menos, es como una una noche sin café.

Cómo me gustaría que el mundo volviera a ser cursi. Que la humanidad recuperara el sentido romántico de la vida, y junto con él, la tradición de los noviazgos largos, las serenatas, las cartitas perfumadas, los apretones de manos entre las rejas de los balcones. Como me gustaría vivir en un mundo más discreto y decente, donde el amor fuera una necesidad del alma y no un capricho del culo.

Hoy por hoy, soy mi propio libro. Me reescribo, me subrayo, me agrego páginas, me arranco otras que duelen. Y dejo en blanco una última hoja, siempre. Pero todas mis hojas, noche tras noche, llevan las iniciales ACH, y espero pacientemente mi oportunidad de seguir escribiendo historia a su lado, de seguir sumando palabras a un libro llamado vida.

Sé que tuve meses para escribirte, sé que lo deseabas, pero había algo en mi que había cambiado y por eso tú sufrías. Sé que me diste mil oportunidades y yo me alejaba más y más. Sé que había días que tú solamente necesitabas un abrazo, una mirada de ilusión, un brillo en mis ojos. Sé que he tenido el paraíso a tu lado, y sin embargo, como en la historia de la humanidad, cogí la manzana y me expulsaste. Te echo de menos. No habrá un te echo de menos en la historia de la humanidad más profundo y sincero que el mío te lo aseguro.

Todos los días te pienso, procuro no mirar fotos tuyas para intentar imaginarte, más perfecta en mi mente. Intento eliminar todas las lágrimas de tus ojos, crear una sonrisa fulgurante, y poder deleitarme con es imagen que he recreado.

No sé cómo hacerte llegar mis palabras, ni sé si tendrán algún efecto. Me gustaría que sonrieras, aunque para todo lo demás fuera demasiado tarde. Una vez quisiste ser la protagonista de mis historias, y sin duda, ahora eres y serás la protagonista de mi mente.

Es curioso que haya habido que llegar a este límite para darme cuenta de quien eras. Para darme cuenta que sentiría la necesidad de escribirte cada noche de mi vida. Me encantaría ganarme tu confianza, hacerte ver que este Jorge es el real, y que jamás volverá a haber lloro ni lágrima. Y sé que es muy difícil, porque no sé si hay amor en tu interior, no sé siquiera si sientes algo, ya sea odio, lástima o asco. Sólo me gustaría volver a hacerte sentir. Y que con cada palabra aquí escrita, volviera a recuperar una parte de ti.

Miro el móvil constantemente, miro las notificaciones, por que a pesar de la prohibición que me pesa, ansío leer tu nombre en mi pantalla. Te hice llorar por estar tan alejado, y ahora soy yo el que llora por tu lejanía.

La vida te da respuestas, te da ostias en la cara enormes. Yo creo que es para que despertemos. Porque hay veces que nos dormimos y nos acomodamos. Y corremos el peligro de que nos pase lo que a mí, que perdamos el amor de nuestra vida, ese con el que soñamos envejecer y cuidar.

Una noche más de tantas, estos pensamientos van dedicados al amor de mi vida, cuyo nombre no puedo pronunciar. Sé que no sirve de mucho, pero como un océano nos separa, lanzo mi botella al agua, con un mensaje escrito, deseando que caiga en tus manos y puedas leer cada palabra que te dedico.

Te echo tanto de menos ACH….. que la impotencia que me produce, es como una cárcel de la que no puedo escapar.

“Y la mejor forma de comenzar mi vida, es verte sonreír de nuevo. Joder, tu puta sonrisa es perfecta. Cuando te veo sonreír, es no sé, como si todo el mundo me valiera. Por favor, nunca dejes de sonreír, tu sonrisa provoca a la mía.”

Para ACH con todo el amor de mi corazón.

 

No puedo poner tu nombre, lo tengo prohibido. Pero va dedicado a ti.

Es curioso todo, pasan los días, me acuesto pensando en ti, y me levanto pensando en ti. Eres la fruta prohibida de mi paraíso. No sé porqué dentro de mi te siento. Y no te siento bien. Yo quiero creer en lo más profundo de mi ser que a pesar de todo el daño que nos hemos podido hacer por no hablar y confiar el uno en el otro, me hechas de menos tanto como yo te hecho de menos a ti.

Quizá me equivoque. Sé que es demasiada presunción. Pero es difícil dejar de querer a quien se ha amado tanto y con tanta intensidad.

No puedo decirte directamente nada, pero si pudiera no serían palabras, no serían ruegos ni lamentos. Si pudiera tenerte delante en silencio y mirarte durante unos segundos a través de mis lágrimas verías lo mucho que te amo. Te hice daño porque pensé que tú me lo hacías a mi y, como me repito una y otra vez, por no hablar contigo me empecé alejar cada vez más.

Sé que no confíe en ti, y a raíz de eso tu no confiaste en mi. No te conté mi estado de salud y cuando lo descubriste temías fuera una mentira. Todo son motivos enfrentados, silencios no merecidos.

Hacías una y otra vez por pensar que no me gustabas, que viendo mis putos contactos del facebook a los que yo tocaba en sus fotos eras poco para mi, y te baje la autoestima, pero sin embargo pasan los días y no hago más que imaginar tu cuerpo, tu boca, y tus manos tocando mi cuerpo como antaño. Es curioso que tengamos que llegar a este límite para darnos cuenta de lo mucho que amamos a alguien. Es curioso que necesitemos de oportunidades irracionales para demostrar a alguien que hicimos daño que tenía razón y que no la demostraba mi amor como se merecía.

La vida son oportunidades. Yo tenía a mi alma gemela delante, la definitiva, esa que tanto he escrito y soñado año tras año de mi vida, y cuando la tenía delante, por miedo, por gilipollez mental, no supe agarrarla con toda la fuerza de mis brazos y darla un simple abrazo de amor. Y si tienes razón no tenía que haber dado a me gustas, no tenía que haber dejado los mensajes que dejaba, y en vez de eso tenía que haber luchado por ti y hablado contigo. Me alejé, y me perdí en una nube de silencios.

Tú que sabes quien eres y que ahora no puedo nombrar, deberíamos arreglar las cosas. Darnos la oportunidad de querernos,  porque no creo que sea demasiado tarde. La meta es mucho más valiosa de lo que nos hemos podido parar a pensar. No estás sola. Nunca has dejado de estarlo, y no debes tener miedo. Yo estaba equivocado, el amor perfecto si existe, y es el que tú me dabas.

Tengo 37 años, de los cuales tu bien sabes he sufrido mucho. Pero puedo decir con total seguridad, que descubrí el verdadero amor cuando te conocí a ti.

A veces la vida te pone duras pruebas que superar, y quizá esta sea una de ellas. Una prueba de confianza, una prueba de amor definitivo.  Tantos años buscando el amor verdadero y cuando lo tengo delante no logro abrazarlo con fuerza.

He tenido tantísimo tiempo para demostrarte mi amor,  y tu aguantaste tantos silencios que me diste tu vida entera a gritos y ni mis oídos ni mis ojos reaccionaron. Llevo días simulando sonrisas, ya sabes que no me gusta que me vean mal. Pero sé perfectamente que si algún día te tengo delante, incluso a lo lejos, mis lágrimas empezarán a fluir.

No es una declaración de intenciones,  no es una declaración de amor. Esto son palabras escritas cuando alguien que ama tiene la prohibición de decírselo a su chica, a su todo.

Te dije no hace mucho que quería luchar por enamorarte de nuevo, y me dan igual los muros que me ponga la vida, porque en cuánto tu me dejes voy a enamorarte cada día que me quede. Mientras tanto, mientras arreglamos nuestros sentimientos, mientras yo te hecho de menos y quizá tu yo esté equivocado rehagas tu vida, intentaré ayudarte con todo lo que te prometí. Escribiré aquí lo mucho que te quiero, y lo tonto que he sido.

Me gustaría saber tanto como te sientes, me gustaría poder decirte tantas cosas, y he pensado tantísimo en el día que terminé de perderte, que fui un completo subnormal, porque tu simplemente me gritabas quiéreme! y yo no lo oía.

Y mira! todo es muy distinto, ahora soy yo el que te grita TE AMO! y simplemente no puedo hacértelo llegar.

Quiero dejar escrito que esto es lo que llevo dentro, es todo lo que soy, una suma de sentimientos, y cada uno de ellos unidos por un fino hilo en cuyo extremo estás tú. Todo lo que llevo dentro estos días, todo lo que has hecho recuperar de un Jorge perdido, absolutamente todo lo que siento es por y para ti. Tu has ayudado a encontrarme, y sinceramente, quizá necesitaba la ostia enorme que me has dado para responder.

No te quiero sentir mal. Porque de verdad te siento mal. Quiero verte como en el verano pasado, todo el día juntos tumbados en el parque sin mirar los relojes, el tiempo no nos importaba, tan sólo importaba que tu estuvieras abrazada a mi.

“Quizás si te lo digo así, al fin te quede claro. Que tú no eres mi plan A, no eres mi primera opción, no encabezas mi lista. Porque no hay más planes, más números, ni siquiera hay lista. ESTAS TÚ y NADA MÁS. 

Y si quieres, yo a tu lado.”

Para ACH con todo el amor de mi corazón.

Sexo, sexo y más sexo…

Publicado: 22 agosto, 2016 en Sin categoría

WhatsApp Image 2016-08-22 at 02.29.37

Sexo una sensación tan placentera como esclava… ¿Por qué nos gusta tanto el sexo?, desde la antigüedad el sexo y la seducción ha sido un arma poderosa para coaccionar, para ganar dinero, poder…o por lo contrario para compartir nuestro amor.

La verdad que me encanta el sexo, me encanta seducir y la sensación de poder que te da sobre el otro; es como si fuera por un momento, un domador de fieras en el que puedes atontar a la otra persona de tal forma que puedes conseguir cualquier cosa de ella; por un instante se convierte tuya.

Es divertido el jugar y ver como dominas la situación y cómo ves que su voluntad deja de ser suya para pasar a ser tuya; cómo una persona tan fuerte y tan grande como un elefante, o tan fiero como un león, se convierte por un segundo en un ser indefenso.

El sexo llena huecos, llena placeres, llena autoestimas pero, ¿hasta qué momento deja de sumar y empieza a restar?, ¿hasta que punto dejas de perder tu esencia como persona?

Podemos ser lo más irracional posible y “follar por follar”, por necesidad biológica o por rellenar espacios de tiempo, pero realmente a la larga se convierte en agujeros y carencias afectivas, el sexo cuando se hace con personas totalmente integras y amorosas puede ser algo mágico, tántrico e incluso sanador, pero hasta llegar a eso, simplemente es VACÍO.

Me considero una chica sexual, no tengo tapujos, me gusta y me divierte, pero también me he dado cuenta que es un arma tan poderosa, que si la empleas mal o la utilizas para rellenar espacios, puede volverse una arma de destrucción hacia ti mismo y hacia la otra persona.

Sinceramente, después de todas las relaciones serias y de rollo que he tenido, creo que el sexo sin amor es difícil poder compartirlo hoy día, sin que sea tóxico o frívolo; la sociedad ha hecho demagogia con el tema para promover negocio, vacíos personales y el poder de la procreación de la propia especie, por eso se convierte en algo más automático que placentero; aunque es verdad que pueda llegar a ser un “buen polvo”, pero después de que llevas “muchos buenos polvos”, llega un punto que puede saciarte o te das cuenta que estas más vació que cuando empezaste.

Muchas veces la gente me dice, “¡qué bien con ese cuerpo y siendo mujer!”, que fácil lo tienes… “una mujer como tú me da miedo”…son expresiones que dicen como sí ya por ser mujer y ser deseada fuera fácil….querid@s lo importante no es la facilidad con la que se consiguen las cosas, lo difícil es que teniendo todas las armas haya alguien con la que poder compartir sin que se convierta en un pulso de a ver quién puede más.

La gente ve amenazas donde no las hay por sus carencias propias, que incluida YO, todo el mundo tiene; entonces si parto de esa base y la juntamos con sexo, luego nos extrañamos de porque pasan cosas y nos decimos “ y ¿por qué yo?… y… ¿por qué a mí? ”

El día que follemos sin luchas y sin llenar nuestro propio ego, podremos decir que hemos encontrado el paraíso del placer y del amor hacia tú propia persona y no el amor idílico que nos vendieron.

Así que de nosotros depende el convertir este delicioso manjar en algo bueno y enriquecedor o seguir dejándonos llevar por lo que nos quieren vender o por lo que nosotros nos queramos autoengañar.

“Me sacié tanto follando, que descubrí el placer de sentir”.

Esta entrada está escrita por Tatyana Suñe y la dejo en mi blog porque merece la pena leerla, con su consentimiento y para el disfrute de todos.

La vida te pone muros y te da señales que debes observar. Te pone momentos difíciles sólo para que con tu tesón seas capaz de superarlos…

Yo ahora mismo tengo delante un gran muro. Un muro de sentimientos enfrentados. Somos una raza curiosa, capaz de lo mejor y de lo peor, hacemos las cosas por impulsos y muchas veces los impulsos superan cualquier tipo de compresión o razón.

Yo llevo días con un nudo en el pecho increíble. Y mi mente no alcanza a comprender como puedo hechar de menos a alguien que me ha destruido por dentro. No lo entiendo. Debería haberse roto ese nexo o hilo que nos unía. Pero no es así. Debería sentir odio o rabia e intentar hacer daño pero no es así. Hecho de menos mi vida, y la hecho de menos a ella. Desearía poder estar delante y decirla lo mucho que siento dentro, lo mucho que la amo.

Palabras tardías quizá, pero el amor no entiende de reglas ni de tiempo. Mis amigos se enfadan cuando digo esto, pero la mente no manda cuando el corazón late.

Me gustaría seguir ayudándola, demostrarla que estaba equivocada. Me di cuenta muy tarde de que por mucho que la amaba mi manera de demostrarselo no era la que ella necesitaba. Quizá fotos juntos, besos por doquier, abrazos sinceros, quizá emborracharnos y hacer el amor durante horas, o tan sólo abrazarla mientras dormía. Siempre eché en cara lo mucho que hacía por ella, pero no me daba cuenta que las otras cosas tan importantes las dejaba por el camino.

Y ahora que no puedo tenerla, ahora que la vida nos ha alejado, pues no me queda más remedio que decir como me siento. Y me siento mal, mi mente dice te odio, pero mi corazón dice te amo. Me gustaría dar marcha atrás en el tiempo y poder arreglarlo todo antes de que ocurriese. Cuando dos personas se aman, no merecen un final así.

Tarde me di cuenta de que el cuento de hadas era posible, y tan sólo tenía que desearlo tanto como ella.

Dicen que las palabras que salen del corazón de un hombre enamorado son palabras sinceras, pero es difícil tan sólo con palabras leídas poder demostrar que esa sinceridad es real.

Cómo debo afrontar mi vida? no lo sé aún la verdad. Es un cambio enorme. Pero no me queda más remedio que dejar que pase el tiempo y ver donde me lleva la marea.

Dicen que si sueltas un pájaro enjaulado que vuele libre, y al cabo del tiempo vuelve eso es que será tuyo para siempre, y si por el contrario no vuelve, quizá es que nunca fue tuyo.

Cuánto amor y cuánta pasión que no he sabido abrazar de la manera correcta. Sé que estoy soltando palabras por soltar, que no arreglan nada, palabras sin nexo, pero necesitaba soltarlas, necesitaba compartir como me siento, cuando ni siquiera me siento parte de mi mismo. Es como cuando estamos enfermos y tomamos medicamentos para sanar, y yo uso este medio para soltar todo lo malo que llevo dentro.

Estos días si no fuera por la ayuda y las largas charlas de una exnovia mía a la que conocí cuando yo era un verdadero gilipollas no estaría tan tranquilo. Y mira que ella me conoce bien, nos conocimos en un mal momento para los dos, pero han pasado años y ha sabido que decirme para encontrarme mucho mejor.

Es increíble el poder de una conversación de alguien que una vez me quiso, el cariño de sus palabras y las emociones puestas en cada movimiento de su boca.

Es increíble que haya personas que después de todo lo vivido estén ahí para nosotros en los peores momentos y que olvidando todo lo sufrido estén también dispuestas ayudarnos.

Que curioso es todo. Y que agradecido estoy el volverme a haber encontrado contigo. Somos dos personas distintas, y tú también lo has notado.

Llevaba un tiempo bastante mal, y ahora estoy mejor, sólo porque tu me has ayudado.

Me has orientado a soltar todas estas palabras, y me he quitado un poco de nudo. Seguir tu consejo me ha ayudado. Por una vez escuchar  y sentir en silencio ha sacado dolor de mi pecho.

La vida son dos días. De nosotros depende romper con las matemáticas y que uno más uno no sean dos sino tres.

” Qué paradójico que enamorarse sea algo innato,  y sin embargo, quererse a uno mismo nos cueste, a veces, toda la vida”.