Escoge una persona que te mire como si fueras magia

Publicado: 10 marzo, 2018 en amor, destino, Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

Hoy me he levantado pensando en ella, y quizá eso me haya hecho sentarme aquí a escribir. He soñado con ella. Por unas horas mi mente y mi cuerpo estaban en paz, por el simple hecho que en mi sueños nada había pasado y yo simplemente podía tocarla y sentirla, había una playa, un sitio que conozco mágico, y durante horas jugamos al cíclope intentando besarla y ella picándome. Me gusta. Hasta en el momento más mágico, ella conmigo seguía siendo ella misma. Su boca mi mayor tesoro.

Pero cuando me desperté, hace ya algunas horas, mi sueño se había ido. Es curioso que cada día miro el reloj, esperando que llegue la hora de dormir, para volver a soñarla. Soñarla es mi mejor momento del día, bueno, cuando la veo sonreír, cuando la veo sacarme el dedo también! Pero cuando la sueño es como si pudiera controlar nuestro destino, y me encanta. Ella me encanta.

Y ahora que no hago más que imaginarte, pensar que piensas, o intentar sentir cómo te encuentras, simplemente sueño. Miro tus fotos y me provocan sonrisas de niño idiota, idiota como tú por supuesto. Pero son esas sonrisas las que hacen que siga luchando por tu corazón. Como te dije, en el amor se lucha hasta el final. Sin importar el qué ni el quién. Pues sólo se trata de ti. De darte el mejor y más bonito de los futuros y de las historias de amor. Además así podrás decir cuando seas vieja, arrugada y más terca y gilipollas aún que un hombre idiota lucho por ti con todas sus fuerzas. Es bonito recordar eso.

Si te imagino es para verte sonreír en mi mente. No me permito imaginarte seria, o triste. En mi mente sólo existe una Fátima idiota. Y es la que sonríe.

Recuerdo cuando llegabas a través de la puerta de emergencia y yo te miraba y tú me mirabas. Eran silencios entre miradas, tú te acercabas donde yo estaba y yo no sabía qué decirte. Y ahora deseo decirte todo.

Eres especial, y me cuesta creer que te preguntes porqué te mereces sentirte especial.

Otro día soñé que estaba mal, yo estaba con ella, necesitaba preguntarla si estaba bien, no tenía que haber un motivo, y  cuando me contestó que estaba bien, y sonreía, yo la dije que sé que no era cierto y no la haría más preguntas, tan sólo me senté ahí, al lado de ella, la tomé la mano, y la hice saber , que si existe una persona que se da cuenta de lo que la pasa, que se da cuenta de que no está bien y se quedará para siempre a su lado pase lo que pase. Sin condiciones.

Tu que eres la mujer que quiero para envejecer a tu lado, la que no puedo dejar de soñar, eres como mi infinito, esa persona que camina a mi lado haciéndome sentir capaz de llegar al “y más allá”.

He decidido no presionar al tiempo. Si algo debe pasar, ocurrirá de todas maneras. Y si no, pues no. Que las cosas ocurran de una manera natural, sin planearlo, sin esperarlo. Así es como suceden las mejores cosas. Y es así y lo será siempre, porque el tiempo lo cura todo, repone las energías, y no sé a donde nos llevará esto. Sinceramente no lo sé. Sé que necesitas estar tranquila, sé que necesitas tiempo para hacer las cosas a tu manera. Pero yo estaré aquí para lo que necesites. Por muy larga que sea la espera. Porque me merece la pena el riesgo.

Tú sabes que siempre cometo el error de sorprender, de intentar que nada sea normal, que no sea lo que te esperas. Tengo ganas de decir esa frase que te encanta, cuando imaginas que diría otra distinta. De arriesgarme sin temer un no. De hacer las cosas sin esperar nada a cambio, de fijarme en cómo brillan tus ojos cuando te pasa algo bonito e inesperado. El error de conformarme con tu media sonrisa, o un dedo señalándome. Esas cosas en las que no se fija nadie.

Ya sabes que esta semana te ocurrirán 4 sorpresas, detalles sencillos pero especiales para una mujer como tú. Mi único motivo: tu sonrisa. Te lo aseguro, quiero que sonrías y te sientas única y especial. Quiero que sepas lo que es sentirse que un hombre haga cosas por ti que te dejen sin habla. Cosas bonitas sin tener que ser en una fecha concreta o por un motivo distinto más allá del sorprenderte y de tu sonrisa. Para que sepas la diferencia de tener eso y no tenerlo. Algo que nadie te puede negar mofletes bonitos.

Han luchado por tu sonrisa alguna vez? Pues esta es mi lucha.

Soy cáncer. No puedo evitarlo, soy soñador y protector. Me gusta sorprender, me gusta cuidar, me gusta crear sonrisas, y claro tengo defectos, soy un cabezón, pero cuando amo, amo de verdad.

Y recuerda, no me enamoré de tu cuerpo ni de tu cara extremadamente bonita, porque eso no dura, fueron tus ojos, porque dios que ojos…. esos ojos son increíbles cuando sonríes. Quiero verte feliz.

Y creéme, yo creo que las personas que han experimentado las mayores tristezas como nosotros, son las que siempre se esfuerzan en hacer a otros felices. Porque nosotros sabemos en carne propia lo que es sentirse desolados y abatidos, y no queremos que nadie más se sienta así.

Y tú eres una persona mágica,  y hay personas mágicas, te lo puedo asegurar. Os encontráis escondidas por todos los rincones del planeta. Disfrazadas de normales. Disimulando vuestra especial forma de ser. Procuráis comportaros como los demás. Por eso a veces es tan difícil encontraros. Pero cuando te descubrí ya no había marcha atrás. No puedo deshacerme de tu recuerdo. Y no se lo digas a nadie, pero dicen que tu magia es tan fuerte, que si me toca una vez, lo hace para siempre.

Cuando las almas se tienen que encontrar, el destino acerca los mundos, borra la distancia, une los caminos y desafía lo imposible.

Y yo creo que lo que te hace falta es una persona que te diga que lo bonita que eres, que te quite la pelusa de la ropa, que te acaricie el pelo hasta dormirte, que te diga “te quiero” aunque no encuentre la razón, que intente hacerte sonreír a cada segundo, que te mire por horas sin ninguna explicación, que te abrigue con su calor, y que te susurre al oído: ” No sé qué me hiciste, pero no sabes cuánto te adoro”. Quizá necesitamos una persona que ame nuestras virtudes, y que se encariñe  con nuestros defectos. Quizá.

Y aprendí que las historias no se escriben solas, , que necesitan de palabras para que se empiecen a escribir. Que no todas empiezan con “Había una vez” ni terminan con un “Felices para siempre”, que algunas jamás pasan del prólogo, y que “adios” no significa punto y final. Que hay unas que las terminas de escribir con lágrimas y las vuelves a leer  y te das cuenta que otra vez te harán llorar. Que la historia comienza con un sueño y por lo tanto jamás debemos dejar de soñar.

Y por último no sé explicártelo mejor, pero al menos lo voy a intentar:

Eres de esas personas que, sin ser extremadamente guapas, tienen algo que las convierte en preciosas. Y no te hace falta mucho, con cualquier cosa barata, sales a la calle y desprendes energía. Sonríes y joder…

Ya, ya lo sé, no es fácil que tú quieras a nadie. Hablo de querer de verdad. Pero yo al menos sé, que cuando quieres, quieres con toda tu alma. Y entonces, muy mal tienen que hacer las cosas para que te marches. Pero alguna vez, las hice mal, jodidamente mal. Y ahora, ahora te cuesta horrores. No quieres una sola decepción más. Y sé que en tu mente le pones pegas, absolutamente a todo. Se le llama miedo. Bueno, tú quizá le llamas escudo.

Al menos, gracias a eso, siempre abres tus ojos todo lo que puedes, por si acaso. Y son preciosos.

“Escoge una persona que te mire como si fueras magia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s