Confesiones

Publicado: 16 octubre, 2018 en Sin categoría

No sé bien qué escribir hoy. Parece que la gente está pendiente de todo lo que hago o con quién lo hago.

Da igual si me tomo un café, o como en este caso una AMIGA, (si amiga, que parece que un hombre no puede tener amigas) se viene a la montaña a pasar un día de desconexión.

Parece que todos necesitan saber un poco de la vida de todos.  No sé. Y eso que yo soy transparente y ofrecí acompañarnos a quien quisiese. Y es que parece que pongo fotos, que lo llevo haciendo años, para hacer daño… o para molestar… vamos hombre! A quien? Al amor de mi vida que prometí cuidar hasta desde la distancia? Por favor…

No me escondo de nadie ni oculto nada ya en mi vida.

Me apetecía ir a la montaña, me apetecía llevar a mi cachorro por primera vez al campo y verle disfrutar, y llevar a mis amigos, si, amigos, no pareja, ni amiga con derecho, ni nada.

Una amiga de verdad, y la amistad no se mide por el tiempo, se mide por hechos, hechos importantes, lleva semanas ayudándome cuando he llorado, cuando no sabía salir del pozo, cuando tenía una ansiedad de pelotas o no quería salir de casa ni entrenar, sin embargo ella estuvo ahí, día tras día.

Y por supuesto que he sido sincera con ella desde el principio.

Claro que me hubiese encantado ir a la montaña con esa persona de la que me enamoré como nunca antes en toda mi vida, y a la que he llevado en tantas ocasiones. Pero no por eso voy a dejar de hacer lo que me gusta ni ofrecer esos momentos a aquellas personas que se quieran venir.

Me hace gracia que hoy me diga esta personita que algunas personas de nuestro centro de ocio la pregunten por el fin de semana con risitas e indirectas, me hace gracia en algunos casos porque eso dice mucho de lo vacías que son sus vidas. De que se enteren de todo por las redes sociales en vez de preguntar con interés por ver feliz a alguien. O simplemente se apunten a estos planes que en muchas ocasiones he gestado para todos.

Parece que una foto desvirtúa todo. O que la gente está ávida por saber de mi vida amorosa. Y bien, creo que no hace falta decir, que cuando te has enamorado con todo tu jodido corazón, un clavo no saca otro clavo, y menos cuando crees que es tu alma gemela.

Y por supuesto, soy sincero conmigo, y con las mujeres que se me acercan, soy un caballero. Y siempre lo seré.

Estoy cansado. Muy cansado. He sido un hombre bueno. He amado, amado con toda mi corazón. Y mentiría si dijese que no la echo de menos cada día. Cuando has compartido tanto, amistad, momentos, viajes, besos, abrazos, caricias, cientos de horas al tlf, etc. Creedme, ese amor no se olvida.

Pero qué voy a hacer. Llorar más? Quedarme en casa? Seguir llorando por alguien que no me quiere en su vida? Pues estoy cansado, muy cansado de estar mal, de llorar por dentro, de sentir que el pecho que me estalla. Yo no me he ido, me han apartado y lo he respetado, y pese a todo aún sigo aquí, y cada vez que creo que esa persona está mal, me preocupo por ella.

La escribo como hice hace meses y a la vez intento no enturbiar su “paz”. Pero si ella no habla conmigo, no me dice que le pasa o si le pasa algo, yo no puedo hacer nada más. No sé qué puede tener en la cabeza. Porque es una persona que no suelta lo que lleva dentro.

Puedo leer sus ojos perfectamente, y el otro día se los leí. Cuando la vi sin maquillaje, me di cuenta de que bien no está y aunque me diga lo contrario miente.

Con los pómulos marcados, ojeras y mi intuición no me falla. Sé perfectamente que sigue sin ser feliz. Pero bueno, este verano cuando me tenía a su lado, tenía mucha mejor cara que ahora. Al menos me quedo con eso.

Y porqué digo todo esto, porque hoy como la gente es como es, dan el coñazo a quien no deben. Y la gente opina sin saber.

He escrito aquí una y otra vez que si necesita algo, me mande una señal como hizo anteriormente, y yo haré lo humanamente posible por ayudarla. Y creo que eso me honra.

Soy un buen hombre, un romántico empedernido, y un soñador, pero si algo tengo claro, que cuando amo a alguien, la cuido hasta el final, esté o no esté conmigo.

A veces hay personas que nos dicen que es mejor estar solas, y a veces esas personas no se dan cuenta de que podemos tener con nosotros a nuestra alma gemela. Y cuando te das cuenta la has apartado, y todo se jode.

Escribo todo esto, porque estoy hasta las narices, de las redes sociales y de los cotilleos.

Estoy a una llamada de teléfono, a un mensaje, estoy SIEMPRE para la gente que quiero.  Y lo diré nuevamente JAMÁS haré nada que haga daño a esa persona tan especial en mi vida. Puede que ahora no esté cerca mío. Pero la respeto, la quiero, y siempre estaré para ella.

Ojalá pudiera cambiar algo. Ojalá pudiera ser dueño del mañana y cambiarlo a mi antojo. Pero me guío a ciega. Completamente a ciegas.

No sé si leerá esto, porque ya no sé cuando lo lee. Pero a todos digo que estoy cansado. Muy cansado de estar mal, y ahora me toca estar bien. Como en la última semana. Si me evita, o siente lo que sea por dentro, aquí estoy para cuando quiera hablar, sin miedos, sin gilipolleces, y sin terceras personas por dentro.

Ahora todo se reduce a juegos infantiles, como visitas en instagram o no visitas en instagram. Es decir a observar lo que hacemos y juzgamos sin hablar. Y sé que el sábado estuvo atenta a ver con quien coño iba a la montaña, cuando deseaba con todo mi puto corazón ir con ella, y a cada metro que subía la recordaba a ella un día nevado con su chaqueta azul, y su gorro naranja y sus mofletes espectaculares. Cómo hecho de menos esos mofletes y su sonrisa. Creo que nunca alcanzará a darse cuenta de lo que me gustaba y la quería. Nunca.

En fin. Me despido. Siempre serás mi Tú y yo. Para siempre.

Te lo dije una vez, y te lo vuelvo a repetir, SIEMPRE estaré para ti cuando me necesites, y JAMÁS haré nada que te haga daño o lo provoque. Te di mi palabra. Sólo me importa mi familia, mis amigos más cercanos, y TÚ.

Anuncios
comentarios
  1. Si me permites darte un consejo, te diré que no hay que contarlo todo en la vida y menos a gente que no es de tu plena confianza, porque si nó, estás expuesto a toda clase de conjeturas, de críticas y de juicios de parte de las otras personas… Hay que ser algo más reservado con la parcela personal porque todo el mundo no es igual que un@ y que tú seas o te consideres buena gente, eso no significa que los demás lo sean… Si no quieres que algo te salga mal, mejor no lo cuentes… La envidia es muy mala y hay personas que son envidiosas por naturaleza y disfrutan con el dolor ajeno y encima lo alimentan más con sus malos pensamientos… Por el contrario tampoco te des mucho mal por lo que piensen los demás, que la vida sólo se vive una vez y cada cual tiene que vivir la suya propia como le plazca… Y ahora con el consejo haz lo que desees 🙂 .. Abrazos de luz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s