Posts etiquetados ‘bonita’

Hoy soñé contigo de nuevo Creadora de Sueños. Pero hoy fue un sueño distinto, fue un sueño erótico (no sexual), la verdad que hasta en el sueño me sorprendí.

Pero este escrito no va de ese sueño. No en sí. El contenido del mismo sólo te lo diré si deseas conocerlo, ahora no viene al caso. Esta escrito no va de tu sonrisa o de tus ojos tampoco, por lo menos no de ellos en singular. Este escrito es sobre lo bonita que eres.

La belleza como sabes es subjetiva. No todo el mundo ve lo mismo que yo, al igual que tu ves las cosas de una manera distinta. Yo puedo o no ser guapo para depende de que persona, (sé por tu naturaleza tocapollas que jamás me dirías que soy guapo aunque lo fuera), pero bueno, el caso es que tú si eres bonita.

Es cierto que el último mes tienes ojeras, y no te percibo feliz, pero eso no quita, que seas bonita. Te dije que la mezcla de tus ojos con tu sonrisa, ese brillo que se te pone y esos mofletes carnosos que te salen tímidamente hacen que el conjunto sea extremadamente bonito.

Lo bonito de la vida, del amor en sí, del de verdad, no aberraciones tóxicas de éste, es que encuentres una persona para la que mirarte sea admirarte. Te lo dije ayer, tienes que mirar a quien amas como una obra de arte.

Si no sientes eso, olvídate. Tienes que mirar con ilusión. Tienes que soñar, dejar libre tu imaginación y concentrarte en todos los detalles de su cara. La tuya sin duda es la de una niña frágil y cariñosa, soñadora y con miedos, que intenta parecer dura, pero que si sabes admirarla sabrás como yo, que no es así. Eso te hace atractiva hasta un punto que dan ganas de comerte ( a veces de morderte ), te dije que me provocas unas ganas locas de acariciarte la mejilla mientras juego con tu pelo. No necesito si quiera besarte. Te abrazaría, jugaría con tu pelo con una mano y quizá con la otra te acariciaría hasta que te quedaras dormida o simplemente te besara.

Yo no sé qué concepto tienes tú de querer a alguien, pero el mío es hacer sentir a la otra persona que es única en el mundo. Por como la miro, por como la pienso, y por como la sueño.

Te he dicho, y te repito para que se te vaya metiendo en tu puñetera cabezota terca y bonita que no te pienso dejar escapar. Que pienso envejecer a tu lado. Y que todo ese tiempo pienso demostrarte que eres bonita y autoconvencerte de ello. Lo especial que tienes no reside si quiera en esa belleza. Reside en lo buena que eres. Buena e idiota no lo olvidemos.

Me gusta hasta tu dedarro ese que siempre me sacas. Tu pelo, cuando cae sobre tus hombros, tu mirada tímida cuando te dicen algo que no esperas y no puedes controlar sentir miedo por dentro, tu perfume que me vuelve loco y lo sabes. Todo tú es como una magia que desprendes y que a mi me ha hechizado. Yo creo que dices que exagero, porque nunca en tu vida ningún hombre te ha dicho todo esto o te ha hecho sentir tan especial.

Yo creo que te han tratado mal todos los hombres de tu vida, y explico, no mal todos evidentemente, todos tendrían cosas buenas, pero para ti no fueron suficientes, porque como digo enfermera bonita, tú eres especial. Y eso especial que reside en ti hay que descubrirlo y una vez descubierto cuidarlo, alimentarlo de felicidad, de momentos alegres, de esos que te hacen ir a la cama todas las noches con una sonrisa y levantarte con otra aún más grande.

Para enamorarte hasta la médula, y digo amor verdadero, necesitas un hombre de verdad, no sucedáneos que no están ni a la altura, ni conocen en sí lo que es el amor de verdad. No todos los humanos están preparados para enamorar a una enfermera tan bonita como tú.

Hay que enamorar tu mente. Tranquilizarla, hacer que los problemas y malos pensamientos desaparezcan, hay que mantenerte alegre diariamente, hay que cuidar hasta el mínimo detalle para que cada día sea especial. Hay que sorprenderte, dejarte en blanco. Si eres cabezón como yo, y luchador, puede que lo consigas, y en ese momento, brillarás.

Eres bonita por muchos motivos, y no todos son físicos. Eres bonita porque a grandes rasgos eres de esas chicas que cuando las ves no dejas de mirarlas, o como en mi caso, busco esquinas y lugares donde mirarte para que tu no me veas. Te miro remando detrás de una columna, te miro mientras estoy muriendo en mitad de un entreno, o como ayer mientras Nahún hacía un live, sabía que tú me estabas viendo y eso hacía que yo me esforzara más.

Como te dije me das fuerzas. No sé si algún hombre te ha dicho esto alguna vez. Pero casi todas las veces que he subido marcas, estabas tu delante mirando, y ha sido cuando te he visto mirarme cuando has hecho de mi un hombre más fuerte. Te lo creas o no, es así.

Y toda esa mejora que produces en mi, es lo que me mantiene en la lucha. Pienso recuperarte. Me lleve el tiempo que me lleve. Pienso enamorarte. Pienso hacer que todas las noches recibas algo que te haga sonreír. Pienso demostrarte que hasta en tus peores días eres bonita.

El día que fuimos por primera vez al parque canino estabas mala, ojerosa, con la voz tomada y algo de tos, y yo te miraba como si no hubiera mañana. Dulce, y muy muy bonita, si, idiota, eres bonita porque sabes:

“Aunque le arranques los pétalos, no quitarás su belleza a la flor.”

Tú nunca has tenido una historia de amor soñada. No me lo has dicho pero lo sé. Y no creo que me equivoque. Y por eso pienso hacer que la tengas. Estoy hiper convencido que eres la mujer de mi vida que me ha costado 38 años encontrar. La gente que apenas nos conoce ya nos ha dicho cosas así como tu sabes. Tengo esa intuición y por eso quizá he sufrido, porque no pienso dejar que te me escapes.

Pero nadie dijo que luchar por alguien fuera un camino fácil. De hecho pienso que si fuera fácil luego no se saborearía igual. Lo que cuesta demostrar o conseguir luego se aprecia más. Y tú enfermera bonita te lo mereces.

Ahora estarás comiendo con tu familia, y recuerdo que en navidad me dijiste que no te apetecía nada. Recuerdo también que estuve apunto de invitarte a cenar con la mía. Porque sabía que te lo habrías pasado genial, nos habríamos bebido el vino, el champán, habríamos dicho gilipolleces, te habrías metido conmigo, pegado, picado, pero habría conseguido lo que consigo de momento con palabras escritas, que tu día mejorase por unos leves momentos. Sé que te habría hecho sonreír enfermera bonita. Y me arrepiento de no habértelo propuesto por mi puta timidez cuando me gusta alguien.

Ahora en cambio no tengo miedo, pienso decirte todo lo que pienso. Y sé que hay cosas que te apetecen para conmigo. Montaña, perros, bolera, entrenar, porque si algo sé es que te hago sonreír y tu a mi. Eso no lo puedes negar, todos nuestros momentos han sido bonitos y cuanto menos alegres a pesar de que me pegues o te azote. Siempre con una sonrisa, un dedarro al viento, y miradas cómplices.

Eres bonita Fátima Nieto, por muchos motivos subjetivos y otros tantos objetivos. Tus ojazos, tu sonrisa, tu melena al viento, tu perfume, tu altura, la alegría y cariño que despides que dan ganas de abrazarte y no dejar de acariciarte. Es un mundo complejo, en el que los amores verdaderos son extremadamente difíciles de encontrar. Pero como te digo, si te fijas bien llegado el momento, como yo hice contigo, puedes descubrir algo increíble dentro de unos ojos como los tuyos.

Yo pienso alimentar tu mente. Cuidarla. Mimar cada una de tus sonrisa. Pienso hacer que pienses en mi tanto como yo lo hago en ti. Y de momento, el tiempo que pasas leyéndome lo consigo. Es un primer paso. Pienso hacer que cada mañana al levantarte busques en esta página tu primera sonrisa del día. Pienso acostumbrarte a ello enfermera bonita, para que te des cuenta de que a ti te ha tocado. Que alguien ha descubierto tu verdadero juego y sabe qué ofrecerte para que seas totalmente feliz.

El amor de verdad es eso Fátima. Superación. Diaria y continua. Y para una enfermera bonita como tú que mientras lee esto estará sonriendo probablemente delante de su familia, es de mi obligación demostrárselo.

Este es tu regalo de hoy. Para que sonrías y por unos breves momentos tu mente me pertenezca.

Yo he soñado contigo casi a diario, y lo que puedes hacer en estos casos, y lo que has soñado que podrías hacer, debes comenzarlo. La osadía lleva en sí, genio, poder y magia. Tu magia. Y por eso pienso dejar huella en ti.

“Para las mujeres el mejor afrodisíaco son las palabras, el punto g está en los oídos, el que busque más abajo está perdiendo el tiempo”.

Eres magia, poder sobre mi mente. Eres una enfermera bonita. Porque te lo digo yo y punto.

Sonríe enfermera bonita, esa es tu magia.

“La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.”

Para mi Creadora de Sueños con todo mi cariño.

 

Anuncios