Posts etiquetados ‘ojazos’

Sentir que alguien te encanta es una sensación maravillosa, pero lo es más que encima de sentirlo te lo demuestren casi a cada momento, y cuando es mutuo, cuando es mutuo es ya la cosa más bonita del mundo.

Hay veces que alguien se nos cruza en la vida para revolucionar nuestro mundo, pero hay un número menor de veces que dos personas se cruzan y se revolucionan mutuamente.

Es cuando todo parece cuadrar, con una simple mirada ambos saben que son el uno para el otro. Cuando la miro de cerca, con esos ojazos y esa sonrisa increíble, es como si pudiera mirar dentro en lo más profundo, y dan ganas de no querer de dejar de mirar nunca, porque lo que ves ahí dentro, es tan tan bonito, como el exterior.

Ella es una niña bonita, cariñosa, pasional como pocas, alegre, alocada, con una fuerza exterior que me apasiona aún más. Cuando jugamos al cíclope de cerca, uf, la besaría y la besaría durante horas.

Hay veces como digo, que dos personas, por motivos ocultos del destino, se cruzan para no separarse nunca más. Todo parece encajar. Gustos, aficiones, presente y futuro.

Son esas personas las que no paran de pensarse el uno al otro, y nunca desean separarse, pues cualquier espacio de tiempo, por muy pequeño que sea, si no están juntos, parece una eternidad para ambos.

Cuando la veo, cuando la veo me dan unas ganas locas de abrazarla y estrujarla contra mi cuerpo. Y eso es sólo el preludio, pues recorrería todo su cuerpo con mi boca hasta caer extenuado.

El destino tiene las llaves de nuestra felicidad, y a veces te pone delante a alguien con el único motivo de hacerse felices el uno al otro, y construir algo que alcance la eternidad.

Eres especial y lo sabes. Tienes una sonrisa que ilumina, que me ilumina, y tú lo sabes perfectamente. Me encantas, nos encantamos, y el tiempo se detiene cuando estamos juntos. Hagamos lo que hagamos, cenando, riendo, entrenando, durmiendo…

Ella sabe que me encanta sin decírselo. Y yo sé que ella sabe perfectamente de lo que sería capaz por ella y por su felicidad.

Hay veces que la vida te da regalos, y son estos los regalos que hay que acoger con los brazos abiertos y disfrutarlos el tiempo que nos reste, cuidarlos para siempre.

Hoy dormías como un bebé, y tú no te veías, pero cuando me despertó Khal, te observé unos minutos, y dormías con una cara de relajación y tranquilidad impresionante. Estabas preciosa incluso durmiendo. Era como si por fin descansase tu mente, una mente liberada y alegre. Transmitías paz incluso durmiendo.

“La mayor aventura que puedes pasar es vivir la vida de tus sueños.”

Como ves, incluso cuando duermes, eres bonita, muy muy bonita. Y cuando te despiertas, abres tus ojazos, y los percibes brillar con los primeros rayos de luz del día, es una sensación que no sé describir con palabras ahora mismo.

Ya sabes que soy exagerado, pero sólo por que tú me lo dices. Pero nunca dejes de sonreír, porque de verdad, me encanta tu sonrisa. Si vieras como te brillan los ojazos cuando lo haces, entenderías porqué te digo que me encantas.

Me encantas por muchos motivos, puede que distintos a los tuyos. Pero me encantas, y eso es un hecho. Me encantas por lo que eres, por lo que transmites, por lo que me río contigo, por la atracción desenfrenada que me produces, y por todo lo bueno que sacas de mi sin quererlo ni hacer nada. Simplemente lo sacas por tu presencia, cuando te miro, cuando no soy capaz de esquivar tus ojazos, y no creo que pueda hacerlo nunca.

“Tal vez no exista una intimidad más grande que la de dos miradas que se encuentran con firmeza y determinación, y sencillamente se niegan a apartarse”.

No te voy a negar, que me habría pasado el día abrazado a ti, sin mirar la hora, tan sólo hubiera parado de abrazarte para comer o ir al servicio, pero hubiera seguido abrazado a ti. Y tengo la sensación de que a ti también te habría apetecido. No sé porqué, qué cosa más tonta…

Te dije que serías feliz. Y sé que no me confundo. Llegó tu momento. El que siempre soñaste. Y el ahora marca un antes y un después. Ahora es el comienzo de tus sueños. Ahora solo queda mirar al futuro con alegría, con pasión, esa pasión que sin duda te caracteriza.

No sé como lo haces, pero debes ser droga buena, porque tengo ahora mismo tus ojazos grabados en mi mente. Me iré a entrenar y me iré pensando en ti. Me encantaría entrenar contigo. Disfruto sufriendo a tu lado, atento a tus gestos, a tus golpes y a… bueno ya sabes a qué….

Te estoy escribiendo esto porque me apetecía describir una de tus noches. La que has pasado hoy. Ayer estaba deseando verte, olerte, y abrazarte, y  la noche sólo trajo, risas, abrazos, besos y paz. Justo lo que ambos necesitábamos.

Hoy seguramente te busque entre mis almohadas. Y te huela. Y muy seguramente por eso sueñe contigo, una vez más.

Aquí estoy sentado en la consulta del médico, esperando, y escribiéndote desde el portátil, maravillas de la tecnología. Estoy en tu ambiente, y eso hace que las palabras fluyan.

Me encantas. Me encantas mucho por así decirlo. Y me llevas encantando mucho tiempo.

Así que difícilmente esto pare en algún momento. No sé que te echaste en los ojos, ni que inyectaste en tu mirada, pero me cazaste sin posibilidad de escape. Indefenso estoy ante tus ojazos y tu sonrisa. Y ya sabes que toda tú eres mi debilidad. Así que de algún modo “estoy jodido” en su significado positivo.

Haces mejores mis días. Y yo por mis santos cojones que haré mejores los tuyos.

Posdata:

Creo que tu período de prueba y garantía de devolución está a puntito de terminar morenaza de ojazos como soles. Pero no te relajes… jaja

“Y hoy otra noche sin poder dormir por culpa del café,… sí, ese lindo café de tus ojos.”

 

Anuncios

Y como no quiero que empates con nadie, nunca a nadie le he escrito algo tres veces en el mismo día. He llegado hace una hora, he bajado a los perros, me he duchado y cenado. Ahora he encendido el portátil y voy a intentar que fluyan las palabras en el orden adecuado para hacerte sonreír, o quizás llorar de alegría. No sé. Quien sabe.

“ Es de héroes sonreír con el corazón destruido, fracasar mil veces y aun así seguir luchando. ”

Soy un luchador, nunca me he rendido ante nada, quizás me he llevado ostiones que me han noqueado, si, seguro, pero me he levantado y he seguido luchando. Por muchos motivos.  Pero el mejor, el más puro sin duda es el amor. Tú idiota, que llevo soñando contigo días seguidos, que juntos hacen semanas, has sido capaz de meterte dentro de mi terca cabeza.

Sé que gran culpa de ello la tienen tus ojazos, esos que no me canso de mirar y de nombrártelos. Luego está tu sonrisa, me encanta tu sonrisa. No me canso tampoco de decírtelo. Cuando leas esto será de día, estarás durmiendo mientras se gesta. Y yo supongo que cuando lo leas estaré soñando contigo. Tú eres mi Creadora de Sueños.

Y es en ellos donde protagonizas los momentos más increíbles. Lo sé lo sé, tu me dijiste que a veces te da miedo pensar que me puedo equivocar con lo buena que eres, y yo pienso que no te merece la pena comprobarlo? Porque yo pienso que tienes más que ganar que perder.

“Si no puedes ser el lápiz perfecto para escribir la felicidad de alguien, sé el borrador que elimine su tristeza”. 

Estoy seguro que nunca nadie te ha dicho que quiere enamorarte y envejecer a tu lado. Y ese es el fallo, en un mundo donde los sentimientos verdaderos no fluyen ya no nos creemos ninguno cuando nos llama a la puerta.

Pero tú lo sabes. Por más que intentamos separarnos, alejarnos el uno del otro, nos volvemos a juntar, ya sea por whatsapp o en persona, hay algo que nos mantiene unidos. Lo sabes. Algo dentro de ti te dice que hacemos buena pareja. Estoy convencido. Yo jamás he estado más convencido de eso con nadie. Nadie ha conseguido cosas que has conseguido tú sin siquiera haber estado contigo aún.

Eres increíble Fátima Nieto. Y te prometo que voy a conseguir que te lo creas y lo sientas. Estoy convencido de que puedo hacerte más feliz de lo que jamás has sido en tu vida. Y ya sabes lo terco que soy. No puedo permitir que una persona como tú no conozca la felicidad plena.

En el amor y en la guerra todo vale dicen. Con educación, con valentía, con honor. Pues el fin, que es hacerte feliz, justifica el porqué. Pienso sorprenderte, sorprenderte cada semana, cada vez que tenga oportunidad. Para que cuando tengas un mal momento en seguida se pase y llegue tu sonrisa, tu brillo en los ojos. No pienso dejar que ni un sólo día te vayas a la cama sin sonreír.

No te voy a mentir, he estado a punto de apartarme del todo, irme. Intentar apartarme de ti ha sido no difícil. IMPOSIBLE. Algo dentro de mi me decía que no lo hiciera. Tengo una intuición que me dice que debo luchar hasta el final.

“Y de pronto, llegará alguien que baile contigo aunque no le guste bailar, y lo hará porque es contigo y nada más”.

Ya sé todo lo que hemos hablado. Pero sabes Fátima? y si eres realmente tú la mujer de mi vida? Tú dejarías de luchar si alguien te dice que yo soy el hombre de tu vida? No creo. Porque eres terca y luchadora. Pues eso mismo me pasa a mi.

Quizá sufra andando el camino, quizá haya días malos donde te piense y no te tenga. Pero estoy convencido que el día llegará. Un día me escribirás y me dirás que si vamos al parque canino juntos o a la montaña, o simplemente porque estás mal y necesitas un abrazo o una caricia. Ese día llegará.

“Creamos estos momentos para nosotros mismos, te prometo que todo será fácil, recuérdalo con cada parte de ti, nuestros ojos nunca se cierran, nuestros corazones nunca se rompen, y el tiempo se congela para siempre. Así que puedes mantenerme dentro del bolsillo de tus pantalones, sosteniéndome cerca hasta que nuestros ojos se encuentren.

NUNCA ESTARÁS SOLA.

Y si me lastimas, bueno, esta bien cariño, sólo las palabras sangran, dentro de estas páginas. Simplemente abrázame y nunca te dejaré ir. Puedes encajarme junto al latido de tu corazón, donde yo debería estar. Mantenlo dentro en lo profundo de tu alma. Cuando esté lejos, recordaré como en sueños me besaste. “

Yo creo que te mereces conocer el amor de verdad. El que sólo te hace sonreír. Te lo mereces, si tú idiota, porque no vas a merecértelo tú, si tienes un corazón que casi no te cabe en el pecho, y se te ve a km la cantidad de mimo y cariño que necesitas. Estaría ciego y gilipollas si no lo viera! Y merece la pena el riesgo! Joder te parece poco construir futuro? envejecer con alguien que sabes que puedes hacerlo y con felicidad plena? pues yo soy así y como tengo ese presentimiento no pienso dejar que tu corazón se me escape.

Además sabes y tienes la confianza, de que puedes pedirme lo que sea, como si no quieres que siga escribiéndote. Por el momento no lo has hecho. Supongo que en cierto modo te gusta lo que lees. Y a mi me encanta que lo leas.

Como ya sabes esta semana pretendo que sonrías, que te quedes en blanco, que no sepas qué decir, que conozcas esa sensación tan bonita de sentirte super especial y única. Que alguien haga por ti cosas que nunca nadie ha hecho. Que te sientas tan tan tan especial, que cuando llegues a casa tu sonrisa siga en tu cara y tu brillo en los ojos no caiga ni con los párpados en la noche.

Quiero que te levantes feliz. Con una fuerza superior. Quiero que brilles. Y si tienes que decirme algo que lo digas. Bueno o malo. Da lo mismo porque lo dirás con el corazón, y las palabras que salen de dentro del pecho, nunca son malas.

Sé que no has pasado buenas semanas, y por eso te prometo que esta semana será como tu navidad. Y ya sabes, aún deseo ganarme ese paseo con los perros, esa salida a la montaña con ellos, o esa cena con el pelo suelto y esos ojazos. Quiero ganarme el lote completo, y lo que vaya surgiendo.

Fátima, esperaré lo que tenga que esperar. Y como me dijiste hoy, no te has portado mal conmigo, te ha superado una situación, y es precisamente esa situación la que yo pretendo hacer increíble. Se acabarán las malas noches o los desencuentros. Las dudas. Es época de sueños, de sonrisas, de felicidad. Y tú que eres mi Creadora de Sueños, TE LO MERECES.

Hoy ya sabes algo más como ves. Puedes poner en tu curriculum tu nuevo título. El de Creadora de Sueños, más importante que el de mata ancianos!

Esta noche te espero en mi cama, cuando cierre los ojos, y espero ansioso que tú, Creadora de Sueños, poses sobre mi mente tu poder, me enseñes tus ojazos y me encuentre contigo ahí dentro. Tú y yo solos. Como cada noche. Son nuestras noches, y sólo nos pertenecen a nosotros. Tienes el poder de cambiar el rumbo de mi vida. Y yo a cambio haré de tu vida un sueño.

“Lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, se convierte en insomnio, en nudos en la garganta, en nostalgia, en error, en duda, en tristeza. Lo que no decimos no se muere, lo que no decimos nos mata”.

Qué ganas tengo de verte. De descubrirte que lo que digo es posible. Qué ganas tengo de demostrarte la clase de vida que puedes tener. La clase de felicidad, y la clase de amor. Ese que aún no conoces.

Me encantaría oler tu perfume ahora mismo, verte los ojazos, y simplemente callarme, mirarte, olerte y sentir. Me gustaría sentirte ahora mismo aquí conmigo mientras escribo esto, y me gustaría estar dentro de tu cabeza cuando lo leas para ver que producen estas palabras en tu mente.

Ay Idiota bonita, qué ganas tengo de que me creas y te des cuenta de lo que soy capaz. Soy un cabezón, y tu una terca increíblemente bonita, y por alguna extraña rareza del universo, un día nos encontramos y ya no nos separamos.

Te dedico de corazón cada una de mis palabras. Son tuyas. Te pertenecen. Produzcan el efecto que produzcan en tu mente.

“Quiero dormir contigo, en el sentido más inocente de la palabra. Quiero darte un beso de buenas noches, apagar la luz y acostarme por primera vez a tu lado. Quiero estar allí, oírte respirar el mismo aire que yo. Quiero compartir la misma manta y el calor a medida que vas a la tierra el ensueño. Quiero compartir cada uno de mis lugares favoritos. Quiero abrazarte y sentir tus brazos envueltos a mi alrededor.  Quiero oírte respirar mientras duermes. Quiero ser lo último que ves en la noche y lo primero que ves en la mañana. Quiero empezar y terminar cada día diciéndote lo mucho que te amo. Yo lo quiero para mi y podría continuar durante una eternidad explicándote porqué”.

Posdata: te voy a confesar algo, una cosa que siempre me apeteció pedirte. Nunca jamás nadie me ha llevado al Bernabeu. Siempre me quedé con ganas de pedírtelo. Por qué te lo digo ahora? porque te he recordado con tu camiseta del Real Madrid y me ha apetecido decírtelo.

Mi Creadora de sueños.