Posts etiquetados ‘persona’

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Es curioso como cambia todo en tan poco tiempo. Llevo unas semanas increíbles desde que empezó Junio. Como si mi mala suerte hubiera desaparecido.

Estoy físicamente mejor que nunca, con la mente recuperada y con la sonrisa de nuevo constante.

No pensaba que de repente aparecieras en mi vida. Eres artífice en gran parte de que haya recuperado la ilusión. Tu sonrisa, tus ojazos y tu voz. No hace falta mencionar tu cuerpo. Sólo con esas tres cosas has cambiado mi cara desde el comienzo.

Anoche cenamos en mi casa y hacía tiempo que no me levantaba tan vital. En parte por tus abrazos, por tus miradas, por tu alegría, y por como soy cuando estoy contigo.

Creo que esa es la base de todo, si encuentras a alguien que con sólo su compañía te hace sentir vivo, esa es la persona adecuada. No importa el momento, no importa nada de nuestro alrededor, solamente tú y yo.

Hay miradas de complicidad, besos sinceros, una alegría especial en tus ojos. Y sabes perfectamente que es así.

Anoche tumbados te diste cuenta, y yo me fijo en todo, sobre todo cuando sonríes. Me encanta verte sonreír. Verte feliz. Eres mi morenaza, la que siempre soñé.

“La risa es el camino para el verdadero amor.”

Te miro, me miras, y muchas veces no puedo parar de mirarte, porque cuando me sonríes caigo embobado. Me encanta como hueles, es una cosa que no puedo con ella. Y me encanta como me tratas, como te interesas por mi, y como estás atenta a los detalles. Esa parte de niña que tienes cuando te sonrojo con cosas tan simples como un “te echo de menos” me encantan. Al igual que te encanta cuando yo me concentro en algo y me enfurruño. Son pequeños detalles que nos encantan, que unen a dos personas predestinadas a encontrarse.

La gente puede no entenderlo, me importa un cojón, como te digo sólo me importas tú y tu felicidad. Siempre ha sido así. Toda mi vida he luchado por hacer feliz a otros, sin centrarme en mi, y por una vez soy feliz viendo a alguien feliz, simplemente por lo que me transmite.

Ha pasado muy poco tiempo la verdad, pero ha sido intenso, más de lo que esperaba. Y lo único que he visto es tu cara de felicidad creciendo poco a poco.

“Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca un desafío para probar nuestro coraje y voluntad de cambio; en ese momento, no tiene sentido fingir que no ha ocurrido nada o decir que aún no estamos preparados. El desafío no esperará. La vida no mira hacia atrás. Una semana es tiempo más que suficiente para decidir si aceptamos o no nuestro destino.”

Me empiezo a dar cuento, que mi destino se encamina poco a poco en tu dirección. A veces simplemente mirando a los ojos, si eres capaz de concentrarte, (enfurruñado como yo), ves todo de una persona, su presente, su pasado y su futuro. Y sin duda, a ti te esperan grandes cosas; una vida feliz y completa. Tengo esa certera intuición y la tengo desde que te vi por primera vez.

Sé que es así. No me preguntes por qué. Creo que vales mucho más de lo que crees. Mucho más. Y si yo en tan poco tiempo me he dado cuenta de esto… es algo que dentro de ti se debe repetir casi a diario, como una voz interior que te grita y a la que nunca antes has escuchado.

Pero ahora te lo susurro yo también al oído.

El futuro es nuestro. Somos los dueños de nuestra historia. Sin importar nada ni nadie.

Sonríe. Cada vez que lo haces me alegras el día.

“No seré tu primer amor, pero sí la mejor de tus historias.”

Es curioso como de un mes de mierda, pero de completa mierda, reconstrucción, pesadillas y dormir fatal, hemos pasado a uno donde la luz parece que llega a mi vida, donde estoy alegre casi la mayor parte del tiempo, y en una forma física que podría comerme el mundo.

No hay nada como recuperar la confianza en uno mismo, ser buena persona con todos los que te rodean, y ayudar sin pedir nada a cambio a aquel o aquella que lo necesita.

A veces es simplemente escuchar, o unas simples palabras de ánimo. Toda mi vida la he dedicado a ayudar a la gente, amigos, familia, y eso me reconforta de una manera que no puedo describir con palabras.

No necesito nada a cambio. El saber que puedes ayudar a mejorar el día de alguien, hace que cuando caes en la cama, tengas mil motivos para sonreír.

El caso es que cada vez me encuentro mejor. Mucho mejor de lo que hubiera imaginado. He conseguido que mis amigos estén ahí. Cuenten conmigo para todo, he enmendado muchos de mis errores, y cada día me propongo demostrar que soy sólo una nueva versión mejorada de mi mismo.

Tengo que reconocer que a parte de mis amigos, gran parte de la sonrisa se debe a esta sevillana de voz alegre que he conocido. Y como dije ayer con unos simples audios por la mañana o por la noche, cuando se lo permite su trabajo ( es abogada), me hace sonreír de nuevo. Es bonito que alguien te pregunte que tal va tu día, o qué tal estás. Sentir que alguien piensa en ti sin estar contigo.

Es una sensación que pensé que no iba a recuperar tan pronto. Pero no niego que es bonita. Recuperar esa alegría hace tus días mejores. Con más sentido y con más ganas de comerte el mundo.

No sé a dónde lleva todo esto que me ha pasado, ni las vueltas que va a dar la vida. Ni sé a ciencia cierta si podré dejarme llevar y ver que pasa, o si conseguiré sentir algo de nuevo tan rápido.

Tengo un conflicto interno enorme. Por un lado tengo ganas de ver a esta chica todos los días. Pero por otro esa otra persona que tan dentro mío llegó la siento triste, o que no es feliz. No sé tengo una intuición rara y si cierro los ojos imagino sus ojazos, aquellos que me producían unas ganas locas de no dejar de mirar. Y me jode no verla esa sonrisa de felicidad pura que sólo ella era capaz de sacar.

Me acuerdo un día en la montaña, un día nevado, una foto que la hice con un gorro de lana, tengo esa imagen grabada aún a fuego en mi mente. Tenía una sonrisa tan pura, tan libre y bonita. Como la de una niña pequeña el día de los Reyes Magos. Y esa sonrisa no la logro borrar de mi mente.

Y a pesar de que esta otra persona me hace sonreír a mi, el no sentir bien a esta otra me produce cierto malestar. Porque deseo su felicidad desde el momento que la empecé a conocer. Y no sé. No sé qué cojones hacer con este puto lío, con este conflicto que llevo dentro.

Deseo tanto verla sonreír. Que a veces por mucho que yo sonrío como me encanta ver feliz a todas personas de mi vida, pues me incapacita para sentir algo más por otra persona que ha aparecido en mi vida.

Silvia es una mujer espectacular. Tiene una mirada que radia alegría con sólo abrir los ojos, tiene un pelo negro larguísimo, y una silueta que no pasa desapercibida por cualquier hombre que la mira. Tiene una voz super bonita. Es abogada de un banco, le gustan las mismas cosas que a mi. Le encantan los perros. Le encantan las cosas sencillas como una excursión a la montaña y una conversación sincera.

Y yo me pregunto porqué coño me siento así. Porqué no es suficiente todo esto para pasar página y ser completamente feliz. No sé, siento como si la vida me estuviese poniendo a prueba, y realmente no se cuál es la jodida prueba, o el resultado de la misma.

Es como el cuento de nunca acabar. Y es que ya no sé cómo cojones acabarlo. Porque hay días que soy capaz de omitirla de mi visión, y otros como hoy parece que la vida me la quiere poner delante a toda costa sin saber para qué.

“Ella es demasiado fría para cualquiera que sea humano, pero yo… yo soy de otro mundo.”

Dicen que un alma gemela siempre estará ahí hasta el fin de los días. Yo no sé si es mi puta maldición o que como un día la dije es mi puta alma gemela.

Ya no sé ni qué pensar ni qué coño hacer. Pero ahora soy yo el que tiene la cabeza hecha un puto lío. Y ese deseo por verla sonreír a toda costa me consume.

En fin, que estoy de puta madre físicamente, con unas ganas de comerme el mundo increíbles, con la total decisión de aprobar esas plazas internas de bombero, y cambiar de vida. Pero coño. Cuando tengo a una persona tan buena delante, tan atractiva y dulce… el jodido Destino confabula contra mi para tenerme la cabeza como un bombo. Y no es justo.

No sé que hacer para que todo fluya.

Mañana será otro día. Hoy de momento me voy a la cama con una sonrisa, gracias a un audio de Silvia. Me río mucho cuando la escucho. Tiene una voz tan tan alegre y tan dulce con su acento sevillano, que no lo niego, me encanta.

“Un alma gemela auténtica es la persona que te saca todo lo que tienes reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas cambiar tu vida. Es la persona más importante que vayas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros.”